Lo que CHG no te cuenta sobre el contrato de aprovechamiento del camalote.

Hace unos días escribía este artículo sobre la problemática del camalote en el río Guadiana https://www.elsaltodiario.com/ecologia/camalote-coloniza-guadiana en el que hablaba de algunas de las causas que han favorecido su explosión demográfica y resaltaba la importancia de no generar dependencias económicas ni laborales en su extracción porque podría contribuir a perpetuar el problema debido a intereses particulares.

Hoy conocemos por nota de prensa https://www.chguadiana.es/sites/default/files/2018-10/31.10.18%20Licitaci%c3%b3n%20aprovechamiento%20camalote.pdf que la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha sacado a licitación el contrato de “aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia crassipes (camalote) en el río Guadiana” y hay algunas cosas que no dice. Ya el propio nombre del contrato deja claro que la empresa que licite se va a aprovechar de la destrucción de la planta que se recoja.

En el segundo párrafo informa de que la empresa interesada podrá aprovechar el camalote que se extrae del río Guadiana, extracción que en estos momentos está llevando a cabo la UME y TRAGSA.

Continúa diciendo que “en ningún caso se realizará la comercialización de la planta” descartando así, a priori, intereses económicos en este proceso. Lo cierto es que el propio Pliego de bases para la enajenación del “Aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia crassipes en el río Guadiana https://contrataciondelestado.es/wps/wcm/connect/f2f08d2e-65e6-467c-aa24-8bb4cf489ce7/DOC201810241421103%2BPPT.pdf?MOD=AJPERES&attachment=true&CACHE=NONE&CONTENTCACHE=NONE”,”2″,”N incluye diferentes referencias a legislación estatal y europea según la cual las especies exóticas o invasoras como el camalote no se pueden comercializar. Sin embargo CHG alega que se acoge a las excepciones incluidas en esa legislación para el uso comercial de estas especies cuando se trate de estrategias para la erradicación, control poblacional o contención de dichas especies. Parece, por tanto, que el pliego contradice la nota de prensa y CHG sí va a comercializar el camalote.

    Pero es más, el “Pliego de cláusulas administrativas particulares del contrato administrativo especial para el aprovechamiento para destrucción de eichhornia crassipes en el río Guadiana. https://contrataciondelestado.es/wps/wcm/connect/9f4d2eff-7e5f-49c2-98f9-c16fcc02c61d/DOC201810241032562%2BPCAP%2BAPROVECHAMIENTO%2BCAMALOTE%2BCSV.pdf?MOD=AJPERES&attachment=true&CACHE=NONE&CONTENTCACHE=NONE”,”3″,”N especifica que el importe mínimo del contrato de cada lote por tres años tendrá una cuantía fija de 5.000€/año (15.000€) más una parte variable de 30.000 toneladas/año por una cuantía mínima de 0,10€/tonelada, es decir, un mínimo de 3.000 €/tonelada y año (9.000€). Por tanto el contrato de tres años por cada lote sale por 24.000 € sin IVA, 29.040€ con IVA. Como hay dos lotes (Villanueva de la Serena-Mérida y Mérida-Badajoz) la CHG ingresará 58.080 € por esos tres años con posibilidad de prórroga dos años más, lo que asciende a un total de 96.800€.

    Lo interesante de estos datos es la parte variable que se oferta por un precio mínimo de 10 céntimos por tonelada, pero que puede ser mayor según lo que ofrezca la empresa que se quede con el contrato. El pago de esa parte variable se deberá hacer cada año de forma semestral al precio por tonelada que se establezca finalmente, eso a todas luces parece una venta o comercialización de camalote, aunque la nota de prensa de Confederación intente ocultarlo. Es conveniente recordar que la UME ha extraído 5.000 toneladas en la primera semana de trabajo si bien es cierto que la cantidad de planta en el río se irá reduciendo y se espera que continúe siendo así siempre y cuando no haya intereses opuestos a que la planta desaparezca.   

Lo cierto es que esa nota no aclara si el impedimento de comercializar es para CHG o para la empresa adjudicataria, en este último caso si bien la empresa no comercializa directamente el camalote si que vende el producto final que obtiene ya sea biogás, biomasa, pellet, celulosa etc por tanto hay que volver a recalcar que de esta forma se crean muchos intereses particulares para que nunca deje de haber camalote en el Guadiana y así nunca se acabe el negocio.

    Lo que tampoco incluye la nota de prensa es que la empresa adjudicataria no sólo aprovechará la planta que extraiga CHG, sino que también podrá “proceder a la extracción directa de planta del agua al objeto de aumentar la cantidad de camalote a procesar, dentro del contexto de su erradicación” de esta forma todo el ciclo, con la supervisión de CHG, queda en manos de la empresa.

En definitiva, si una empresa accede al contrato es porque le interesa y pretenderá que el suministro de materia prima se alargue lo máximo posible. La responsable de ello es Confederación Hidrográfica del Guadiana que permite que se haga negocio con una catástrofe ecológica y ambiental.

    Habrá que hacer seguimiento a la evolución de este problema durante los próximos 3-5 años en los que se desarrollará este contrato.

287204_1

Anuncios

Camalote. Las cartas encima de la mesa.

Artículo publicado en versión resumida el 10/10/2018 en El Salto Extremadura

Leía hace unos días en un diario regional una noticia en la que dos biólogas y un biólogo hablaban sobre la presencia del camalote en el Guadiana. Planteaban que la llegada de esta planta invasora a nuestro río podría haber sido a través de importación “por su valor decorativo a países europeos” y que “pudieron lanzar al río ejemplares después de haberlos disfrutado en sus casas”, también que “pudo llegar a través de una empresa que trabajó en la provincia después de haber desarrollado su tarea en Brasil y que podría haber traído las semillas en las máquinas o hasta en las botas de los empleados”.

En resumen, una noticia muy somera y poco clarificadora que no entra al fondo del asunto. La sociedad extremeña se merece que pongamos las cartas encima de la mesa sobre el cómo, cuándo y porqué nuestro Guadiana ha sido colonizado por esta planta originaria de la cuenca del Amazonas.

    Sobre la llegada de la planta a nuestras latitudes poco se puede añadir a lo expuesto anteriormente. Después de 15 años en nuestros ríos hay pocas certidumbres sobre cómo llegó y todas las posibilidades son creíbles, incluso la llegada en máquinas o calzado de empresas que trabajaron en latinoamérica ya que las semillas pueden conservar su capacidad germinativa entre 5 y 20 años (1), lo que da una idea de la gran potencia de dispersión que tiene esta planta y la dificultad para su eliminación.   

Una vez que llega aquí la planta o la semilla podría morir, pero ¿a qué se debe su tremenda proliferación?.

Los datos sobre la presencia del camalote en el Guadiana se remontan a 2002-2003 en la desembocadura del Zújar en el Guadiana. Requiere para su germinación grandes oscilaciones de temperatura y condiciones de alta iluminación, características propias de nuestra tierra y contra las que poco podemos hacer más allá de intentar mitigar el cambio climático que acelera estos procesos. Para su explosión poblacional el camalote necesita agua con un alto contenido de nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio que abundan en el Guadiana procedente principalmente de la contaminación derivada de la agricultura y las deficiencias en la depuración de aguas residuales.

Ya en el año 2005 Greenpeace alertaba de que el tramo extremeño del Guadiana era el más contaminado. En su estudio La calidad de las aguas en España. Un estudio por cuencas (2) afirman que el 88’26% del agua de la cuenca del Guadiana es de uso agrícola y ganadero y el 11’74% de uso urbano. Aseguran que “el deficiente grado de depuración de las aguas residuales, la degradación de las orillas y riberas, la alteración del cauce por embalses y la extracción de áridos son algunas de las causas del mal estado del río Guadiana. A ello se suman la contaminación de los acuíferos por nitratos y el uso de sustancias químicas como los plaguicidas.” Añaden que “los excedentes de riego en zonas agrícolas aportan nitratos, fosfatos (procedentes de fertilizantes) y pesticidas a las aguas superficiales y subterráneas. […] El propio Plan Hidrológico del Guadiana, del año 1995, afirmaba que el 24% de los embalses de la cuenca se encontraban ya eutrofizados y el 13,8 % hipereutrofizados. Los más afectados son los embalses de Marisánchez, Alange y Nogales. […] Los excedentes de riego cargados de fertilizantes y pesticidas afectan gravemente al conjunto de las aguas (superficiales y subterráneas), especialmente aguas abajo de Ciudad Real. Así, el 24% de las aguas embalsadas presentan problemas de eutrofización y el 79% de los acuíferos tiene niveles de nitratos por encima de los 50 mg/l. Los acuíferos más afectados son: Lillo-Quintanar, Mancha Occidental, Ciudad Real, Campo de Montiel, Vegas altas y Vegas Bajas.

Entre las malas prácticas de las administraciones subrayan: “la revisión del “Plan General Municipal de Ordenación Urbana de Badajoz” aprobado el pasado 19 de marzo de 2005. Este plan permitirá la ocupación de parte de la zona de policía del Guadiana a su paso por la ciudad, la canalización de importantes tramos del río, la eliminación de la vegetación natural del río y el aumento de presión sobre la zona, lo que provocará la pérdida del hábitat de muchas especies (196). La zona afectada, además, fue declarada en 1989 como suelo no urbanizable de protección urbanística. Sin embargo, de nuevo, los intereses económicos se imponen a costa del medio ambiente.”

En el Informe preliminar de evaluación de daños ambientales de Eichornia crassipes en la cuenca del Guadiana (3) (diciembre 2017) la CHG y el Ministerio afirman queel desarrollo de la agricultura en la zona de actuación conlleva la utilización de fertilizantes que, con el retorno del agua al río Guadiana, son causa de un apreciable enriquecimiento en nutrientes […] El tramo medio del Guadiana, y concretamente la zona donde se extiende el camalote, se encuentra afectada por otros factores impactantes. La mayoría de ellos llevan ejerciendo su efecto sobre los valores naturales de la cuenca desde antes que se detectara por primera vez esta planta invasora. Entre estos impactos se encuentran la contaminación de las aguas […]”

¿Por qué se han excluido estas cuestiones del debate? ¿Cuál es la responsabilidad de las diferentes administraciones en el estado actual de las aguas del Guadiana?  

La actuación por parte de la Junta de Extremadura, ayuntamientos y Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha sido irregular desde entonces. Elías D. Dana (4) afirma esto que “en su día se le permitió proliferar en ciertos puntos del Guadiana a su paso por Extremadura y experimentó una explosión poblacional que la condujo a ocupar una extensa lámina de agua”.

La reducción de la presencia del camalote está ligada, por tanto, a la urgente depuración de las aguas que vierten al Guadiana y en ese sentido la biodepuración se postula como una posibilidad eficiente y madura en nuestra tierra. El cambio hacia modelos agrarios más sostenibles y menos agresivos es otra de las cuestiones que no se pueden excluir de este debate si queremos hablar en serio de reducir la extensión de esta planta invasora.

La Junta y CHG están llevando a cabo acciones de eliminación mecánica de la planta a través de TRAGSA o la UME en época de mayor proliferación de la misma pero si la planta ha podido llegar en maquinaria o calzado de empresas que han trabajado a 7.500 kilómetros del Guadiana es lógico pensar que esas máquinas y operarios están contribuyendo a la dispersión de la misma teniendo en cuenta que el camalote se reproduce activamente tanto por semilla como asexualmente (estolones, fragmentación de plantas) y que puede ser dispersada por las aves.

Así mismo se ha optado por desembalsar agua en diferentes tramos del río para vaciarlo y facilitar la extracción de planta. En ese caso las semillas se depositan en el fondo del cauce donde pueden esperar hasta 20 años para volver a germinar y reproducirse además de poder hacerlo a través de fragmentos de plantas que queden en el curso del río.

Es por el estado del Guadiana y por las cualidades propias de la planta por lo que a día de hoy debemos eliminar del debate la erradicación de la misma. La solución debe pasar por la investigación ya que ni la extracción mecánica ni la aplicación de productos químicos ni la lucha biológica parecen fiables aparte de los perjuicios que producirían en la flora y fauna acuáticas así como para la pesca y otras actividades de ocio acuáticas.

También sería peligro establecer vínculos económicos y laborales con la presencia de esta plaga pues podría contribuir a su perpetuación en nuestras aguas por intereses particulares.

En definitiva, las diferentes administraciones de uno y otro signo se tiran la pelota continuamente pero lo cierto es que para tratar el tema de forma seria deben acometer actuaciones de calado en todo el curso del río mucho más allá de la simple retirada de la planta.

Bibliografía:

1.- Sanz Elorza, Mario/Dana Sánchez, Elías D./Sobrino Vesperinas, Eduardo. Atlas de las plantas alóctonas invasoras en España.

2.- La calidad de las aguas en España. Un estudio por cuencas.

3.- Especies Vegetales Invasoras en Andalucía. Elías D. Dana 2004 – 2006 (pág 120)

4 .- Informe preliminar de evaluación de los daños ambientales de Eichhornia crassipes

 

43669112_727959537549609_5650036122202406912_o en la cuenca del Guadiana. Diciembre 2017.   

Vara, el timo de la estampita.

“El flautista de Hamelín” sería un buen título para este texto sobre el comportamiento del presidente de la Junta de Extremadura en materia de empleo.

Son varios los anuncios que ha hecho en el último año prometiendo miles de puestos de trabajo a través de grandes proyectos en diferentes sectores. Intentaré en estas líneas aportar información para aterrizar esas promesas.

El pasado 21 de agosto de 2017 la Junta de Extremadura anunciaba a través de su web (1) la firma de un Protocolo para el Aprovechamiento Sostenible de los Espacios Forestales a través de tres plantas de pellets que producirían en cinco años el 80% del volumen nacional creando 1.500 puestos de trabajo. Esto cuando las 79 plantas españolas están produciendo a un tercio de su capacidad por la falta de demanda de pellets en nuestro país. En las plantas vizcaínas de Zalla y Güeñes prometieron una planta de pellets con 60 empleos directos y 300 indirectos y ahora sólo una decena trabaja allí. La planta de pellets de Bailén produce 20.000 toneladas con 12 empleos directos y entre 25 y 35 indirectos. En Extremadura las empresas de astillas en Gévora y Navalmoral están produciendo al 5-10% de su capacidad, en la planta de generación eléctrica de biomasa de Acciona en Miajadas no llegan a 30. ¿Van a cerrar todas las plantas del país para que las extremeñas tengan éxito y Vara pueda cumplir su promesa? Viendo el volumen de empleo en este sector, cuando Vara habla de 1.500 puestos de trabajo ¿habla de jornales? ¿de horas de trabajo? Porque visto lo visto lo cierto es que nos quieren hacer creer que 1.500 vecinos y vecinas de la zona van a tener un empleo estable. Totalmente falso. Sin demanda esta promesa es inviable y para ello se debe apostar, por ejemplo, por las calderas de pellets en edificios públicos y particulares lo que al mismo tiempo genera empleo en pequeñas empresas de montaje, instalación etc.

Otro ejemplo es el de las macroplantas de energía fotovoltaica que se están implantando en nuestra región ocupando grandes extensiones de terreno. Casi 8.000 MW en proyecto que equivalen a 16 parques como el que se plantea en Usagre, lo que supondría una extensión de 18.700 has (187 km2) de placas fotovoltaicas. Esto equivale a una superficie aún mayor que todo el Parque Nacional de Monfragüe con sus 18.400 has. Como escribía recientemente el ingeniero industrial J. Marcelo (2) generaría 4,5 empleos por cada 100 Ha, lo que genera una dehesa bien explotada y bastante por debajo de una finca de regadío o frutales.

En el caso del Parque eólico El Merengue de Plasencia se han prometido 250 puestos de trabajo pero la realidad es que tras la obra civil apenas sólo se necesitarán 3 o 4 personas especializadas en mantenimiento que aportará la empresa por lo que no incidirá en el empleo local. Estas grandes plantas de biomasa, fotovoltaicas o eólicas, están suponen un modelo que más símbolo del pasado y, además, no generan el empleo que sí generan otras alternativas.

La apuesta por estos grandes centros de generación de energía supone por un lado la utilización de grandes extensiones de tierra que no pueden ser aprovechadas para otros usos y por otro lado un aumento en los gastos de distribución y transporte que encarecen el precio final de la energía. El futuro sin embargo se encamina claramente hacia la generación distribuida. La Junta también está dejando pasar ese tren.

El ISTAS (Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud) estima que la generación distribuida podría crear 135.779 puestos de trabajo en una década porque estima que hay 13.234 MW de capacidad que pueden cubrirse con instalaciones de pequeña potencia cercanas a los puntos de consumo. Se trata de favorecer, en la medida de lo posible, la soberanía individual mediante paneles solares fotovoltaicos y térmicos, calderas de biomasa, sistemas geotérmicos, turbinas minieólicas, etc., pero también la preferencia por plantas renovables de tamaño medio vinculadas al consumo local. El futuro pasa porque sean las propias familias las que generen en sus hogares la energía que necesitan lo cual redundaría en un ahorro de la factura de la luz y en la generación de puestos de trabajo para las pymes extremeñas de instalación, montaje, etc.

Otro ejemplo de megaproyectos anunciados a bombo y platillo por la Junta de Extremadura es el de la explotación de la mina de San José de Valdeflores en Cáceres. Sin entrar en el impacto económico, sanitario, laboral, patrimonial y ambiental que tendría sobre la ciudad de Cáceres y que ya traté en el artículo “Crónica de una mina anunciada” lo cierto es que se prometían 1.000 empleos. Según la web de Sistema de Información geológico y minero de Extremadura (3) en el año 2015 nuestra región tenía 136 explotaciones mineras activas (89 en Badajoz y 47 en Cáceres) con un número total de trabajadores de 1.322. Con una sóla explotación pretenden hacernos creer que van a generar el mismo empleo que el existente hasta la fecha en todo el sector. Todo esto sin contar con el empleo que destruirían en la zona en cuanto a artesanía, ganadería, transformación de productos agroganaderos, aprovechamiento forestal, ocio y deportes de aventura.

La megalomanía del flautista de Hamelín extremeño queda patente en las facilidades obscenas que ha regalado al que quiere ser el mayor casino de Europa haciendo una legislación a la medida de la multinacional al más puro estilo de los pliegos de contratación de Cofely/Púnica o a la que quiere ser la mayor planta de transformación de remolacha azucarera de Europa con rebajas fiscales de hasta el 97% así como en el precio del suelo y aceleración de trámites, todo ello para seis meses de trabajo al año mientras miles de autónomos y autónomas de esta región así como las PYMES que son las que realmente crean empleo jamás podrán soñar con estas ventajas mientras chocan una y otra vez con la muralla de la burocracia de la Junta de Extremadura.

El señor Vara sigue tocando la música que todos quieren escuchar pero los datos muestran que detrás de esas estampitas sólo hay papeles en blanco. Promesas en blanco. Promesas vacías. El gran timo de la estampita.

 

 

Referencias:
(1)  “La Junta de Extremadura firma un Protocolo para el Aprovechamiento Sostenible de los Espacios Forestales.”
http://extremambiente.juntaex.es/index.php?option=com_content&view=article&id=4788:la-junta-de-extremadura-firma-un-protocolo-para-el-aprovechamiento-sostenible-de-los-espacios-forestales&catid=38:noticias&Itemid=23
(2) “Rechazamos las minas y abrazamos las macro plantas fotovoltaicas.” J. Marcelo, Ingeniero industrial.
http://www.hoy.es/extremadura/rechazamos-minas-abrazamos-20180306223752-nt.html
(3) Sistema de Información Geológico y Minero de Extremadura (SIGEO).
http://sigeo.juntaex.es/port…/web/guest/estadistica-minera
 

 

*Artículo publicado en el diario Extremadura7días en versión reducida  el 11 abril 2018:

www.extremadura7dias.com/noticia/opinion-vara-el-timo-de-la-estampita

 

 

 

 

 

Regaremos con lágrimas.

Leía hace unos días en el estudio “Estructura de la propiedad de la tierra en España. Concentración y acaparamiento(1) una serie de afirmaciones sobre el regadío a nivel estatal que me interesaba aterrizar a Extremadura. En él se afirmaba que “el Informe de Sostenibilidad en España de 2012 -del Ministerio de Agricultura- señala un dato paradójico que cuestiona la sostenibilidad del modelo, y es que mientras el valor agregado bruto de la agricultura disminuye, algunas de sus presiones continúan aumentando, como es el caso del consumo de agua y el uso de fertilizantes. La encuesta del Instituto Nacional de Estadística sobre el uso del agua en el sector agrario de 2011 señala que el volumen de agua de riego utilizado en el sector agrario aumentó en 1,4% en 2011 respecto de 2010 pese a que el valor agregado de la agricultura descendió en 2,3 puntos porcentuales.”

Visto esto procedí a actualizar la información primero y a conocer la situación a nivel extremeño después en cuanto a gasto de agua para riego y valor agregado bruto de la agricultura, no sin antes hacer un breve recorrido por la historia de los regadíos en Extremadura.

En un resumen rápido de la evolución de los regadíos en nuestra tierra nos debemos remontar a la II República Española cuando la Ley de Riegos de 13 de abril de 1932 y el Plan Nacional de Obras Hidráulicas impulsan la construcción del embalse del Cíjara -el mayor del país-, también los de Lácara, Piedra Santa, Alange y Valuengo así como la finalización de Proserpina y Cornalvo. Este Plan suponía para el Guadiana el replanteamiento coherente que transformaría en regadío 108.000 hectáreas en su cuenca(2).

El golpe de estado franquista en 1936 y la posterior guerra civil provocaron la paralización y destrucción de las obras de la gran presa de Cíjara y esas grandes extensiones de la vegas del Guadiana que iban a ser regadas y repartidas democráticamente entre los campesinos extremeños se entregaron a un puñado de manos afines al régimen franquista(3).

En los años cincuenta el franquismo pone en marcha el Plan Badajoz para regular la cuenca del Guadiana. Este Plan suponía legitimar la concentración en pocas manos no sólo de la tierra, sino también de la comercialización y transformación de los productos agrarios, del abastecimiento de los medios de producción y los créditos para financiarlos(4).

De las 108.000 Has proyectadas en la cuenca del Guadiana en periodo republicano pasamos cincuenta años después a 175.625 (1972), 176.391 (1982) y 179.403 (1989) en toda Extremadura -según estudio(5) de Artemio Baigorri basado en los censos agrarios-. En ese mismo estudio se plasma que de las ocho regiones con mayor superficie de regadío (Castilla y León, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Extremadura, Castilla La Mancha y Andalucía) la nuestra destaca por la alta proporción en cuanto a hectáreas de regadío por habitante (la segunda más alta tras Aragón) más relacionada con la baja densidad de población extremeña. Así mismo recoge un índice sobre importancia real del regadío relacionando la superficie de regadío respecto del total de tierras cultivadas, con la población de la región y con los activos agrarios y otras variables económicas según el cual nuestra región se posiciona a la cola de las ocho comunidades anteriores e incluso por debajo de otras con bastante menos superficie de regadío.

Según datos del Ministerio de Agricultura(6) la superficie regada en Extremadura pasó de 205.008 Has en 2005 a 267.423 en 2016. Un aumento del 30,45% en once años. En la actualidad hay nuevos regadíos proyectados en nuestra región.

Una vez resumidos ochenta y cinco años de historia en unas decenas de líneas paso a actualizar y circunscribir a Extremadura los datos del párrafo inicial.

En ese sentido el pasado 5 de julio de 2017 el Instituto Nacional de Estadística publicaba los datos de la Encuesta(7) sobre el uso del agua en el sector agrario del año 2015. En ella se recoge que el volumen de agua de riego utilizado en el sector agrario disminuyó un 1,2% en 2015 respecto al año anterior a nivel estatal. También señala que el regadío acapara el 84’3% del agua de España (83,2% en el caso del Guadiana y 68,9% en el caso del Tajo(8)) mientras que el abastecimiento a la población y el consumo industrial ocupan el 15’7% restante. Concreta que de cada diez litros de agua que se van para el regadío sólo vuelve uno al río. En cuanto a Extremadura, sin embargo, vemos cómo nuestra comunidad está entre las tres que más aumentaron el consumo de agua de riego en el año 2015, un 1,6% respecto al año anterior.

índice

Por otro lado vemos además que según Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG)9 la cuenca extremeña tiene a 4 de septiembre de 2017 un 12,4% menos de agua embalsada respecto a la misma fecha del año anterior, pasando del 57,9% el año pasado al 45,5% en la actualidad, es decir, 988,4 hm3 menos o lo que es lo mismo, casi un billón (con b) de litros menos de agua.

índice

Respecto a la cuenca extremeña del río Tajo, según el último boletín emitido(10) por la Confederación Hidrográfica que lo gestiona, los embalses se encuentran a fecha de 4 de septiembre de 2017 con un 14,39% menos que la misma fecha de 2016. La diferencia llega a los 910,371 hectómetros cúbicos. Más de novecientos mil millones de litros se han perdido en un año.

Así las cosas, aún me quedaba un dato por contrastar. Recurrí a la Memoria Anual 2016 sobre la situación socioeconómica de la comunidad autónoma de Extremadura(11) que elabora cada año el CES (Consejo Económico y Social de Extremadura) y que fue presentada el pasado mes de julio de 2017. En ella se afirma que el VAB -valor agregado bruto- a precios básicos del sector primario extremeño es un 0,62% inferior a 2015. Si tomamos los datos en términos de volumen o reales la reducción del VAB es del 1,6% respecto al año anterior.

Revisados los diferentes documentos oficiales que he ido citando se confirman las tesis iniciales, y es que al mismo tiempo que nuestra región aumenta el consumo de agua para regadío disminuye la riqueza que genera el propio sector agrario.

Más allá de promesas electorales, pagos futuros, producciones virtuales y beneficios etéreos urge la necesidad, en un contexto de cambio climático que ha venido para quedarse, de hacer una reflexión profunda sobre el futuro de nuestra tierra.

Que nuestro mapa de cultivos es insostenible es una realidad cada vez más aceptada en todos los sectores agrarios. Se abre, por tanto, una nueva etapa de reestructuración de cultivos y/o apuesta por otras variedades más adaptadas a las nuevas condiciones hídricas. Es una oportunidad histórica para apostar por un modelo de agricultura más sostenible, que premie la calidad frente a la cantidad, que fomente la diversificación de cultivos y frene el acelerado proceso de reducción de biodiversidad cultivada, que genere empleo y alimente a la población… una agricultura para los agricultores y agricultoras.

Una agricultura -y ganadería- que nos permita vivir y trabajar dignamente en nuestra tierra tanto a nosotros/as como a las generaciones futuras.

Bibliografía utilizada

1.- Estudio “Estructura de la propiedad de la tierra en España. Concentración y acaparamiento.” de Carles Soler y Fernando Fernández y coordinado por la Fundación Mundubat y Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas.

2.- La Reforma Agraria en Badajoz durante la IIª República. Francisca Rosique Navarro.

3.- Extremadura Saqueada. Recursos naturales y autonomía regional. Equipo dirigido por J.M. Naredo, M. Gaviria y J. Serna.

4.- “Vivir donde quieras: del PER a la Renta Básica en el medio rural de Extremadura.” VVAA.

https://ia601307.us.archive.org/4/items/ESTUDIEXTREMADURA/ESTUDI%20EXTREMADURA_backup.pdf

5.- El regadío en Extremadura. Artemio Baigorri.

https://www.eweb.unex.es/eweb/sociolog/inforegadio%202.pdf

6.- Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos en España (ESYRCE) 2016. Informe sobre regadíos en España. Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

http://www.mapama.gob.es/es/estadistica/temas/novedades/regadios2016_tcm7-460767.pdf

7.- Encuesta sobre el uso del agua en el sector agrario del año 2015. http://www.ine.es/prensa/euasa_2015.pdf

8.- “Análisis crítico de la modernización de regadíos. Pensando el futuro ¿cómo será el nuevo paradigma?” Joan Corominas Masip y Rafael Cuevas Navas.

http://www.publicacionescajamar.es/pdf/series-tematicas/economia/efectos-de-la-modernizacion-de-regadios.pdf

9.- Parte semanal de Embalses. Confederación Hidrográfica del Guadiana.

http://www.chguadiana.es/corps/chguadiana/data/resources/file/embalses/parte_semanal_embalses.pdf

10.- Parte semanal de Embalses. Confederación Hidrográfica del Tajo.

http://www.chtajo.es/LaCuenca/AguaEmbalsada/Paginas/default.aspx

11.- Memoria Anual 2016. Situación socioeconómica de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Consejo Económico y Social de Extremadura (CES). http://www.juntaex.es/filescms/cesextremadura/uploaded_files/informes_socioeconomicos/Resumen_Ejecutivo_CES_2016.pdf

Artículo publicado en:

Del toro manso me libre dios que del toro bravo me libro yo.

Llegaba el PSOE al gobierno extremeño vestido con piel de cordero, enarbolando la bandera de la transparencia, el diálogo y la participación ciudadana.

Pronto pudimos comprobar cómo, creyendo que seguía con las mayorías absolutistas de otros tiempos, presentaba unos presupuestos regionales sin previo diálogo con el resto de fuerzas parlamentarias, cuyo voto necesitaba para aprobarlos.

Siguió con los vetos en Consejo de Gobierno a las leyes que les planteamos desde PODEMOS Extremadura y continuó con la presentación de Proyectos de Ley por procedimientos de urgencia sin debate previo ni participación de la población extremeña. De nuevo nuestra intervención les hizo dar marcha atrás e incluir la opinión de los sectores implicados en toda tramitación previa a la aprobación de cada ley.

Todo un rosario de ejemplos -no me voy a parar a mencionar los incumplimientos sistemáticos de las medidas firmadas ante notario- de cómo el partido que se autodenomina socialista y obrero ha ido sufriendo una metamorfosis respecto a su entrada en el gobierno y acercándose a las tesis y formas del Partido Popular.

La más reciente -que no será la última que veamos- es lo ocurrido con el proyecto de Decreto por el que se regulan los documentos de acompañamiento de productos agrícolas y requisitos durante su transporte, cuya tramitación es sustancialmente mejorable tanto en el fondo como en la forma.

Los abanderados de la participación ciudadana dicen haber contado con la colaboración de las organizaciones profesionales agrarias, cooperativas agroalimentarias y la FEMPEX. Resulta curioso que no se les haya dado la palabra entre otros colectivos ni a asociaciones de parados/as ni a las personas que recurren al rebusco ni a representantes de los puestos de recepción de productos agrícolas, etc. Curiosa forma de participación ciudadana.

Para una cuestión tan sensible como esta y que afecta a tantas personas y tantos sectores en nuestra tierra se publica el periodo de alegaciones un 17 de agosto, con estivalidad y alevosía, como la funesta reforma del artículo 135 de la Constitución del gobierno de Rodríguez Zapatero. El periodo además se limita a siete días hábiles, por lo que las asociaciones y toda persona a las que no se les ha informado de este tema deben volar para presentarlas en tiempo y forma.

El proyecto de decreto obliga a llevar consigo hasta una docena de requisitos a toda persona que transporte más de 25 kgs de productos agrarios durante la campaña agrícola, es decir, “a lo largo de todo el año, salvo las aceitunas, cuya campaña agrícola se considerará finalizada el 1 de marzo, incluido este último día, y las uvas, cuya campaña agrícola se considerará finalizada el 15 de octubre, incluido este último día, salvo que dichas fechas resulten modificadas para una campaña agrícola determinada en aplicación de la disposición adicional única.

Datos tan inverosímiles como:

– Nombre y apellidos o razón social, N.I.F., domicilio o sede social y teléfono de la persona titular de la explotación agrícola de origen de los productos agrícolas, y también dichos datos del cosechero o cosechera, cuando se trate de uvas.

– Unidad de producción de origen de los productos agrícolas identificada por su referencia SIGPAC (municipio, polígono, parcela, recinto).

– Número de inscripción en el Registro General de la Producción Agrícola, y en su caso, número de identificación de la inscripción de la explotación y del cosechero en el Registro Vitícola.

-Copia del modelo normalizado de la última solicitud única de la PAC y actualización del registro de explotaciones presentado por la persona titular de la explotación agrícola de origen o por el cosechero o cosechera.

Así hasta doce requisitos que tendrán que llevar encima las personas que practiquen el rebusco, agricultores y agricultoras que cojan unas cajas o sacos de patatas, melones, tomates, etc; cualquier persona a la que le regalen productos agrícolas por encima de ese peso; personas con el encargo del dueño/a de traerle unos kilos de algún producto. A esto se le añade que cuando un/a agricultor/a salga de casa portando los requisitos sobre una finca no podrá desplazarse a otra si no tiene los papeles consigo. Cabe preguntarse también qué harán aquellas personas que no solicitan la PAC o han sido expulsadas de ese injusto sistema por recibir menos de 200 € de estas ayudas.

Una serie de medidas que choca con la propuesta de Flexibilización del Paquete Higiénico Sanitario que se aprobó hace unos meses en la Asamblea de Extremadura a propuesta de PODEMOS para facilitar la actividad de pequeñas producciones y producciones tradicionales. Un proyecto de decreto que perjudica por tanto al sustento de muchas familias en nuestra región.

Medalla de oro en burocracia con unas medidas que no acaban con los robos en el campo como dicen pretender, sino que supondrá una innumerable cantidad de problemas a agricultores/as a quienes se les limita su capacidad de movimiento, a la infinidad de personas que recurren al rebusco como última opción para llevar unos euros a casa, para el autoconsumo, para la alimentación animal, etc. Hay que recordar que el rebusco es una actividad legal recogida en la disposición final decimoquinta de la Ley Agraria de Extremadura como un “derecho consuetudinario“. Incluso el PSOE se presentó a las elecciones regionales de 2015 defendiendo en su programa electoral la “protección de prácticas agrarias tradicionales como el rebusco“.

Pretendían que llegáramos de vuelta de las vacaciones con todo el pastel cocinado, pero gracias a particulares y diferentes asociaciones que han dado la voz de alarma aún estamos a tiempo de hacer recapacitar a la Junta de Extremadura para que inicie un verdadero proceso de transparencia, diálogo y participación de todos los sectores implicados para proponer alternativas a las propuestas en este proyecto de decreto.

Del toro manso me libre dios que del toro bravo me libro yo.

cajahuerta

psoe

Ver en Facebook:

https://www.facebook.com/EugenioRomeroBorrallo/posts/850337905103446

Muere Edward Malefakis.

El pasado martes 22 de agosto, moría Edward Malefakis, uno de los más reconocidos historiadores sobre la Segunda República española y estudioso de la cuestión agraria.
Aprovecho esta noticia para rescatar su libro “Reforma agraria y revolución campesina en la España del siglo XX”, obra de cabecera de toda persona que intenta acercarse a la raíz de los problemas agrarios de nuestro país. Todo estudio o publicación que se precie sobre la problemática agraria y sus consecuencias durante la primera mitad del pasado siglo citan irremediablemente esta obra de Malefakis.
En este libro se trata, como no podía ser de otra forma, la cuestión agraria extremeña. Malefakis, como Yagüe -por diferentes motivos-, sabía del potencial del campesinado extremeño. Las consecuencias de lo que describe este libro las sigue sufriendo Extremadura.
No he encontrado un enlace para descargar el libro de forma gratuita. Os lo compartiré si lo encuentro.
Tenemos la obligación moral y la responsabilidad de estudiar la historia de nuestra tierra y compartirla para que llegue a todos los rincones de ciudades y pueblos. Los recortadores de derechos y libertades pagan ingentes cantidades de dinero para que se construya una narración histórica paralela a la real. Debemos dar lo mejor de nosotros/as mismos/as para rescatar lo que no se cuenta sobre nuestro país en los libros de texto. Debemos dar la batalla cultural porque “la Historia es nuestra y la hacen los pueblos”.
Apuntes del ayer para comprender el hoy y construir el mañana.
malefakismalefakis libro
Ver en Facebook:

La dehesa.

Una de las mayores joyas de nuestro territorio es la dehesa. El pasado lunes El País publicaba un interesante artículo titulado “La falta de rentabilidad acelera el abandono de las dehesas

En este artículo se recogen varias patas de la silla en la que se sostienen algunos de los problemas que acucian a este ecosistema de riqueza ambiental incomparable que además contribuye a fijar población al medio rural.

Se recogen testimonios que vienen a aportar causas y consecuencias de los peligros que se ciernen sobre la dehesa: abandono, falta de rentabilidad, la seca, producción intensiva, envejecimiento y falta de reposición de ejemplares, abandono del pastoreo, tuberculosis bovina, aumento de los costes de producción ganadera, desidia de las administraciones, aplicación perjudicial de la PAC y el Coeficiente de Admisibilidad de Pastos, falta de relevo generacional, etc.

Todo ello no deja de ser cierto, son factores que influyen negativamente en el manejo y sostenibilidad de la dehesa aunque no menciona, por ejemplo, el problema derivado de la inclusión del sector corchero en la normativa de la construcción dando lugar a una gran preocupación en todo el gremio. Pero en lo que no profundiza ni cuestiona este artículo es en el por qué de los precios de la gran variedad de materias primas que se obtienen de la dehesa, es decir, las leyes del mercado y sus consecuencias nefastas para nuestra tierra. Me centraré en una de ellas. El corcho.

Después de hablar con diferentes profesionales del sector intentaré aterrizar el artículo a la realidad extremeña para que la silla no quede coja.

En Extremadura tenemos, redondeando, un millón cuatrocientas mil hectáreas de superficie adehesada, una tercera parte del total de nuestro país. La compra-venta del corcho que se extrae de ella es -según sus testimonios- monopolizada por dos grandes empresas, en primer lugar el gigante Amorim Forestal, de capital portugués, con un volumen de negocio de 605 millones de euros anuales , y en segundo lugar Diam, de capital francés. Ambas han ido acaparando progresivamente en los últimos años el mercado del corcho extremeño pactando los precios -según las personas consultadas- tanto en origen como en producto final y haciéndolos inasumibles para las pequeñas empresas corcheras extremeñas.

Les preocupa que se haya monopolizado el mercado del corcho delgado a través de un conglomerado de empresas pertenecientes a la firma Amorim. Lo mismo ocurre con el conocido como “tapón técnico” que se fabrica con los recortes/desperdicios del corcho. Tienen patentado ese tipo de tapón por lo que controlan todo su mercado y al obtenerse de restos de corcho de bajo precio obtienen una rentabilidad muy alta.

Aún no controlan el 100% del corcho de buena calidad por lo que es la única parte a la que pueden aspirar las empresas extremeñas aunque las posibilidades se van estrechando año tras año porque no pueden competir con los amplios márgenes de beneficio con los que cuentan las dos grandes empresas.

Se preguntan cuántas pequeñas empresas corcheras extremeñas habrán cerrado en los últimos quince años. ¿Qué hace para evitarlo el gobierno central? ¿Qué hace la Junta de Extremadura?. Les preocupa que si no se hace nada dentro de muy poco controlen el 100% del sector y entonces tendrán vía libre para dejar los precios de compra al mínimo y anular así la ya estrecha rentabilidad de los productores. En este sentido, como siempre, los pequeños productores son los que más notan las consecuencias de la monopolización del sector. De esta forma el futuro y los jornales de sacadores, podadores etc se verían muy afectados. ¿Qué futuro les espera a las comarcas corcheras extremeñas?

Añaden también que mientras los pequeños propietarios se esfuerzan en mantener sus fincas en buen estado, cada vez les cuesta más esfuerzo sacar la corcha en fincas -sobre todo las de mayor tamaño- en las que los alcornoques no han tenido un buen manejo o están semiabandonados.

Lo que el artículo no menciona, en definitiva, es que el desarrollo de oligopolios presentes no sólo en este sector sino en otras producciones estratégicas, está minando el futuro de un sector asociado a un sistema representativo de gran parte de nuestra región y considerado por la UE como de alto valor ecológico.

Es conocido que la Junta de Extremadura ha concedido jugosas subvenciones públicas a estos gigantes del corcho y sin embargo ahora gran parte de la producción de corcho extremeño “descansa” en Setúbal. El gobierno extremeño debe ponerse manos a la obra de una vez por todas para evitar que nuestra tierra siga siendo un mera productora de materias primas donde apenas se controlen las fases de transformación y comercialización. Debe apostar de forma clara y contundente por fortalecer las pequeñas producciones y las diferentes alternativas de asociación de pequeños productores que están surgiendo en las diferentes comarcas corcheras porque eso es apostar por el empleo, la fijación de la población y la lucha contra la despoblación. Eso es apostar por los productos extremeños. Eso es apostar por un economía verde.

Eso es apostar por Extremadura.

 photo2202399556086881

corcho

Ver en Facebook: https://www.facebook.com/EugenioRomeroBorrallo/posts/846406675496569

 

Ahora que vamos deprisa vamos a contar verdades. La historia de los regadíos en Extremadura (siglo XX).

La historia oficial de Extremadura es la que nos ha contado la élite económico-política de este país, los dueños de nuestra tierra y sus manijeros obedientes a las órdenes que venían desde otros territorios. Se ha eliminado de los libros y las narraciones académicas la parte de nuestra historia que no les interesa. La historia real de Extremadura.

A continuación os dejo unas páginas del libro “Extremadura saqueada” en las que se recoge la historia del regadío en Extremadura desde principios del siglo pasado. Intento resumirlas para ahorrar tiempo aunque aconsejo leerlas y releerlas en profundidad.

En Extremadura llegamos al siglo XX sin regulación del río Guadiana ni la existencia de regadíos que revalorizasen las fértiles tierras extremeñas necesitadas de agua y abrasadas por las altas temperaturas del verano.

Se comienza a trabajar este tema en el Plan de Obras Hidráulicas en 1.902 en el que se incluye el embalse de mayores dimensiones de todo el país, el embalse de Cíjara. En 1.923 y 1.924 comienzan los estudios geológicos y en Diciembre de 1932, ya en periodo republicano, comienzan las obras que son inauguradas por Indalecio Prieto.

La puesta en riego de las vegas del Guadiana conllevaba la expropiación y reparto de las fincas de los grandes propietarios debido a la presión ejercida por jornaleros y yunteros que estaban decididos a hacerse con ellas para trabajarlas. De esta forma el Estado republicano aceleró la Reforma agraria en Extremadura a un ritmo muy superior al marcado por la voluntad estatal.

En 1.936 el proyecto hidráulico es interrumpido por el golpe de estado y la guerra civil, siendo destruidas las obras de la gran presa de Cijara y las fincas devueltas a los grandes propietarios. De esta forma el anhelo del pueblo extremeño del reparto democrático de la tierra que trabajar queda difuminado por las armas volviendo esas grandes extensiones de la vegas del Guadiana a un puñado de manos afines al régimen franquista. 

El Plan Badajoz de Franco poco tuvo que ver, por tanto, con la obras iniciadas durante la Segunda República. La creación de pueblos de colonización y el reparto de tierra en lotes o parcelas para los “colonos” se mostró como una condición necesaria pero no suficiente para romper con el sistema de propiedad. El estado franquista tras su intervención en los primeros años del Plan Badajoz se mostró después subsidiario a la actividad privada capitalista dejando los frutos de la regulación del Guadiana y el regadío -electricidad y productos agrarios- a precios muy reducidos para empresas venidas de fuera de la región e incluso del país.

El estado continuó cediendo poder en beneficio de las grandes empresas que monopolizan la comercialización y la transformación de los productos agrarios, el abastecimiento de los medios de producción y los créditos para financiarlos. De esta forma los colonos adquieren la propiedad de la tierra pero su trabajo queda al servicio de las empresas agroindustriales.

Extremadura volvía a ser saqueada.

Pueden descargarlo en pdf para leerlo con más tranquilidad pinchando aquí:

RegadiosExtremaduraSaqueada

Esta es la historia real de Extremadura. La que no sale en los libros. Que nadie la olvide.

La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

RegadiosExtremaduraSaqueada-page-001RegadiosExtremaduraSaqueada-page-002RegadiosExtremaduraSaqueada-page-003RegadiosExtremaduraSaqueada-page-004RegadiosExtremaduraSaqueada-page-005RegadiosExtremaduraSaqueada-page-006RegadiosExtremaduraSaqueada-page-007RegadiosExtremaduraSaqueada-page-008

RegadiosExtremaduraSaqueada-page-009

RegadiosExtremaduraSaqueada-page-010

25 de Marzo, el verdadero Día de Extremadura.

Artículo escrito a cuatro manos con el amigo Manolo Cañada:
– en eldiario.es

– en kaosenlared

Cinco de la madrugada del día 25 de marzo de 1936. Como por ensalmo, en 280 pueblos de Extremadura más de 60.000 campesinos se concentran provistos de azada y demás instrumentos propios para efectuar un deslinde” . Sin hacer ruido apenas, se juntan en las afueras de los pueblos y emprenden el camino hacia las 3.000 fincas señaladas. Se está gestando la ocupación de tierras más multitudinaria que han visto los tiempos. La Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra (FTT-UGT) ha aprendido de la huelga general derrotada en junio de 1934 y ha llamado a extremar la cautela, a trenzar contención y firmeza.

Un grandioso movimiento de labradores sin tierra, yunteros, braceros y jornaleros de toda condición, viene buscando la aurora, quebrando los albores de una nueva época. En el aire tiembla la imperecedera utopía campesina, el sueño centenario de la reforma agraria. Evitad los choques con las fuerzas del orden público. Pero ni un solo paso atrás. Aquí estoy y aquí me quedo” , esa es la consigna. Burros, azadas, arados, puños en alto, gritos de Viva la República: esas son sus subversivas armas. Una conmoción atraviesa Extremadura de punta a punta, como lo hacen el Tajo y el Guadiana. Ese día, ante el asombro de propios y extraños, está floreciendo en el campo extremeño la semilla sembrada durante años de explotación, regada con sudor y hambre.

El 25 de marzo ha triunfado. No hay guardia civil suficiente para detener tanto anhelo de justicia, tanta ansia de redención. Una larga resistencia de siglos se condensa en esa jornada de liberación. En Extremadura, desde tiempos inmemoriales, la tierra ha estado concentrada en manos de unos pocos. La Corona, la Iglesia, las Órdenes Militares, la nobleza, la burguesía, los dueños absentistas se han ido pasando de mano en mano la propiedad de la tierra al tiempo que oprimían descarnadamente al campesino, manteniéndolo justo en el límite de la supervivencia. Ahora, en esta primavera insumisa está cuajando la repulsa de generaciones de jornaleros al desafuero hecho ley, al despojo de los bienes comunales, a la mercantilización de la tierra, a la desamortización para gloria de la burguesía. En este marzo de esperanza resuenan las ocupaciones del sexenio revolucionario (1868-1874), el bandolerismo social, la asociación Germinal y el primer Congreso Obrero en la Torre de Miguel Sesmero (1901), los motines del pan, la represión a los rebusqueros, el caciquismo, Castilblanco, los 600 jornaleros extremeños encarcelados en junio de 1934, los incontables muertos, la paciente siembra de otro mundo posible sin explotación donde al fin puedan hermanarse las palabras Tierra y Libertad.

En Extremadura es donde los yunteros se habían convertido en el grupo campesino más politizado de España , escribió Malefakis. O lo que es lo mismo, más consciente, más organizado, más capaz de representar el interés general de la sociedad. La clase obrera campesina de Extremadura se hizo pueblo y le dio la vuelta a la vieja cantinela del extremeño domesticado; como recuerda Víctor Chamorro, donde ponía “Bienaventurados los mansos porque ellos poseerán la tierra (de arriba), el pueblo inscribió un nuevo rótulo: “Bienaventurados los bravos que se atrevan a defender su derecho a la tierra (de abajo), porque de ellos será un trozo de tierra arable, pisable, con la que combatir el hambre y con la que cambiar la vergüenza del hambre por la dignidad .

¿Cómo es posible que la inmensa mayoría de los extremeños y extremeñas desconozcan la mera existencia de esta fecha en la que, además, con toda seguridad participaron algunos de sus familiares? ¿Cómo se explica que este hito histórico tan trascendental en la historia de Extremadura y de España no sea objeto de estudio, al menos, en todos los Institutos de nuestra tierra? La respuesta está en el presente. El 25 de marzo quema. A pesar de que han pasado 80 años todavía levanta sarpullidos entre las clases dominantes. Y si quema es porque esa fecha resume la historia de Extremadura pero, sobre todo, porque interpela a nuestro presente.

Porque, ¿qué pasó después del 25 de marzo? Después vino la venganza de los señoritos,  el golpe militar, la sangre corriendo a borbotones en la Plaza de Toros de Badajoz, el plan de exterminio de todos los que habían osado participar en las ocupaciones y asentamientos. Como ha explicado magistralmente Francisco Espinosa, las ocupaciones campesinas, lo que él ha llamado la primavera del Frente Popular, son el vaso que colma los miedos y el afán de represalia de las clases dominantes. Por si quedaba dudas, Franco se instala en el Palacio cacereño de los Golfines el 26 de agosto de 1936 y es allí aclamado como jefe de Estado.

Hay que dar un escarmiento que llegue a la décima generación”, afirman sin rubor. La alianza de heraldos, caciques, tricornios y bonetes impone una represión brutal. La nueva situación “supone tal abismo que sólo puede ser percibido como la materialización de un nuevo modo de vida creado específicamente para seres considerados inferiores y carentes de todo derecho.  Tras la derrota, vuelven el cortijo, el “a mandar que para eso estamos”, Azarías y Paco el Bajo, la humillación como cotidianidad para el campesino.

Y después del genocidio político, el genocidio social. Represión, colonización y emigración son las tres palabras que resumen los 40 años de dictadura en Extremadura. El Plan Badajoz lavaba la cara al régimen pero fortificando los intereses de los terratenientes. Y al pueblo llano se le condenaba a coger la maleta. Entre 1950 y 1977 emigraron de Extremadura 645.000 personas, es decir, el 45% de su población; de esos emigrantes, la mayor parte tenía entre 20 y 40 años. Este éxodo de miles de jóvenes hundió aún más en la pobreza y el subdesarrollo a nuestra tierra.

La transición democrática no hizo frente a las injusticias estructurales. El saqueo de Extremadura continuó por otros medios. Los herederos del orgulloso terrateniente de la autarquía se convirtieron al neoliberalismo o al social-liberalismo, pero eso sí, pasando a ser los principales beneficiario de las subvenciones comunitarias.  A pesar de los conatos de lucha popular (Valdecaballeros, movimiento obrero, jornaleros), las clases dirigentes pudieron renovar sus élites sin grandes trastornos. Y el sueño de la reforma agraria se enterraba con paletadas combinadas de PER, reconversión agraria y “feroces” amagos mediáticos de expropiación por parte de la Junta. Un nuevo clientelismo político que tomaba el relevo al veterano caciquismo, acompañaba a la modernización económica que, en lo fundamental, mantenía intactos los pilares de las relaciones de propiedad y de dominio.

Justamente una de las mejores expresiones simbólicas del gatopardismo en Extremadura, del que todo cambie para que nada cambie,  fue la fecha elegida como Día de Extremadura. “¿Se le ha aparecido al presidente de la Junta de Extremadura la Virgen de Guadalupe?” preguntó con sorna el diputado comunista Manuel Parejo ante el anuncio sorpresivo de la fecha impuesta por Ibarra. Mientras que en Andalucía se entronizaba el 28 de febrero, momento de afirmación del pueblo andaluz frente al gobierno central o en Castilla-León se elegía la referencia de los Comuneros de Villalar, en Extremadura se hacía coincidir el Día de la Comunidad con la tradicional peregrinación al Monasterio de Guadalupe, mezclando lo religioso y lo político, seleccionando así uno de los emblemas preferidos de los resignadores y del nacional-catolicismo.

Y llegamos a nuestros días. Hace unas semanas se hacía público que el jeque árabe propietario del Manchester City, Mansour bin Zayed, es el nuevo propietario de la Rusal, una finca de 8.200 hectáreas en el término municipal de Valencia de las Torres. Ya se sabe: en Extremadura la tierra sigue siendo “para las ovejas, los caballos, las rehalas, los toros de lidia y los cerdos ajenos. Para el jornalero sólo tierra estrecha y la diáspora de sucesivas extremaduras trashumantes (Víctor Chamorro). Y mientras tanto, una nueva oleada de emigración se inicia en nuestra tierra.

Ante nosotros, una nueva acumulación de capital basada en el despojo de las clases populares a la que llaman neoliberalismo o austericidio. Pero ante nosotros también el despertar del pueblo, la posibilidad de un cambio real, por primera vez en décadas. Y es ahí donde brilla, como un recuerdo en un instante de peligro, la memoria del 25 de marzo. Una fecha que nos habla del orgullo, del empoderamiento y del coraje de un pueblo, que crea identidad extremeña.  Que resume la lucha de las generaciones de Extremadura contra la explotación, la servidumbre y el subdesarrollo. Que nos dice que ha de cumplirse “la voluntad de la Tierra que da sus frutos para todos”. El 25 de marzo es la Laguna de Ruidera de la historia de Extremadura, su momento más alto. Ese día germinó la semilla de la dignidad extremeña, regada por el esfuerzo diario y el coraje continuo de quienes no forman parte de la historia “oficial” de Extremadura.

Una luz cegadora llega hasta nuestros días. No es historia, es presente, es tiempo-ahora, es pasado de lucha en el que encender la chispa de la esperanza. Sí, “existe una cita secreta entre las generaciones del pasado y la nuestra, como decía Walter Benjamin. Y en Extremadura la cita secreta inapelable entre las generaciones de oprimidos de ayer y de hoy se llama 25 de marzo. Ha llegado la hora de reclamar que éste sea el nuevo Día de Extremadura.

spain-2bextremadura-2ba2bcommittee2bof2bpeasants2bsaluting252c2bwith2btheir2bfists252c2bmilitians2bleaving2bto2bjoin2bthe2bforces2bin2bmadrid-2b1936Extremadura. 25 Marzo de 1936.

Cuando la “igualdad” son ocho letras.

Escribía hace unos días lo estéril y peligroso de reducir a declaraciones institucionales las manifestaciones políticas en favor de la igualdad real entre hombres y mujeres. Esta equidad debe ir mucho más allá de favorecer las mismas posibilidades de acceso a un puesto de trabajo o de recibir un mismo salario y condiciones laborales cuando se ostenta un mismo cargo.
La violencia que se ejerce contra las mujeres por el simple hecho de serlo también va mucho más allá de los asesinatos. Es como la gota constante que horada la roca de las más fuertes personalidades femeninas.
Este es el cruel día a día de las mujeres en los diferentes países y sectores laborales. También en la política. Lo han denunciado repetidamente las valientes que dan el paso a la representación institucional. Por atreverse a entrar en un coto privado masculinizado comienzan su carrera política tres peldaños por debajo, uno por ser nuevas en las instituciones, otro por ser mujer y otro por ser joven. También ocurre esto en Extremadura. Es el caso de mis compañeras de grupo parlamentario. Tienen que esforzarse el triple que cualquier otro para que se les trate de igual a igual. Diferentes compañeras víctimas de diferentes micromachismos.

No voy a hablar del aumento del ruido en las bancadas de los partidos cuando alguna de ellas interviene en Pleno, ni de miradas, ni de sonrisas. Voy a hablar del tercer caso que presencio en la Asamblea de Extremadura, que no significa que sólo haya habido tres. El primero lo dejé pasar. El segundo no. El segundo se lo comuniqué a la Presidenta de la Asamblea de Extremadura para que tomara medidas de forma “discreta” porque yo no tenía ningún problema en tomar medidas menos discretas.
El tercero ya lo voy a hacer público. Ha ocurrido esta mañana en la Comisión de Medio Ambiente y Rural que constaba de la comparecencia de dos Directores Generales y una pregunta. Tras la segunda comparecencia se alude al portavoz del PP y a la portavoz de PODEMOS Extremadura, mi compañera, Irene De Miguel. El portavoz del grupo parlamentario popular por alusiones pide la palabra al presidente de la comisión en virtud del artículo 137 del Reglamento de la Asamblea de Extremadura. El presidente le dice que la intervención por alusiones no se recoge en el artículo 137 pero de todas formas le da la palabra para que aclare lo que crea conveniente. Seguidamente la portavoz del grupo parlamentario PODEMOS Extremadura pide la palabra por alusiones pero el presidente no se la concede como sí ha hecho con su compañero de partido, quien aludía a un artículo equivocado.
Posteriormente se sustancia la pregunta y antes de levantar la sesión la portavoz de PODEMOS Extremadura vuelve a pedir la palabra amparada por el artículo 134.a, que dice textualmente:

alusionesEn esta dirección http://doe.gobex.es/pdfs/doe/2015/700o/15RE0001.pdf pueden consultar el Reglamento de la Asamblea de Extremadura.

Tras un intercambio de pareceres el presidente de la comisión responde: “no le dí la palabra y tampoco se la doy ahora“.
El resultado final es que le dio la palabra a su compañero de partido aludiendo a un artículo equivocado y no se la dio a mi compañera que sí aludía al artículo correcto.
Levantada la sesión y ante mi insistencia de que había interpretado el reglamento a su antojo le pido que consulte al letrado que es quien mejor conoce las cuestiones jurídicas y se despide diciendo que “el letrado es quien interpreta y yo, como presidente, soy quien decido.”
Se dio voz a un hombre que aludía a un artículo equivocado y se silenció a una mujer que aludía al artículo correcto. Uno pudo aclarar su posición, la otra no. Por supuesto, vamos a presentar queja por vía parlamentaria.
Estos son los datos. Saquen sus propias conclusiones.

Vídeo resumen de lo ocurrido en torno a las alusiones a los/as diferentes portavoces https://www.facebook.com/EugenioRomeroBorrallo/videos/761679313969306/

Enlace completo a la Comisión de Medio Ambiente y Rural de 14 de Marzo de 2016. https://www.youtube.com/watch?v=JTcImCJHZug