La agroecología en Extremadura, la alternativa a la agricultura colonial.

La agroecología en Extremadura, la alternativa a la agricultura colonial.

1.-La agricultura en Extremadura.

            El modelo agrario extremeño, como ocurre en buena parte de nuestro país, es consecuencia directa de la llamada “Revolución Verde” ocurrida a partir de los años 60 y agravada en Extremadura por su condición de territorio expoliado y dominado como ya definieron Naredo JM et al. en el libro Extremadura Saqueada (1978). Un modelo agrario netamente exportador de materias primas y energía que responde a los estándares de economía colonial.

A estas cuestiones se suma la problemática del acceso a la tierra debido al proceso de acaparamiento de tierra (land grabbing) que demuestran Carles Soler y Fernando Fernández en el libro Estudio Estructura de la propiedad de tierras en España. Concentración y acaparamiento (2015) según el cual Extremadura es la región con una distribución de la propiedad de la tierra más desigual de Europa. Esto ha favorecido, sobretodo en la provincia de Badajoz, la intensificación de la agricultura y el desarrollo de grandes extensiones de monocultivos dependientes de grandes cantidades de insumos y energía que reducen la calidad del suelo y nos hacen más vulnerables ante fenómenos climáticos adversos como sequías, tormentas, granizadas o nevadas.

            La utilización de cultivos transgénicos como el maíz y variedades seleccionadas para la producción ha conllevado la desaparición de especies y variedades autóctonas, adaptadas al territorio que durante siglos han resistido las condiciones extremas y plagas en Extremadura.

            Todo esto ha producido una alta dependencia de insumos (fertilizantes y pesticidas) de origen químico y energía fósil que aumentan la vulnerabilidad de nuestra agricultura dejándola en manos de empresas externas. Estos insumos sintéticos, además, acaban contaminando nuestros acuíferos y ríos. El caso de la contaminación por pesticidas del río Guadiana (MAGRAMA. 2007) ha facilitado la proliferación de especies invasoras como el camalote o jacinto de agua (Eichhornia crassipes) que afecta muy negativamente a la flora y la fauna acuáticas.

2-Evolución de la AE en Extremadura. Impacto del PEFPE en la AE extremeña.

En este contexto de crisis ambiental y socioeconómica de la agricultura industrializada surge la agricultura ecológica (AE) como herramienta más visible de una forma diferente de estar en el mundo que es la agroecología.

La AE además de hacer más resistentes los procesos agrarios genera servicios ambientales en el territorio como mejora de la calidad del suelo y del agua, la promoción de la biodiversidad, el aumento de la eficiencia energética y la captura de carbono atmosférico (Guzmán G, Morales J. 2012).

            En Extremadura podemos hablar de AE desde la publicación del Reglamento (CEE) nº. 2078/92 del Consejo del 30 de junio de 1992, sobre métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente que no comenzó aplicarse hasta el año 1996. La mínima respuesta inicial debida principalmente al desconocimiento de este modelo fue seguida rápidamente por la explosión ocurrida en los seis años posteriores en los que se alcanzó el -todavía- máximo histórico en el año 2001 con un total de 172.958 hectáreas dedicadas a la agricultura ecológica en nuestra región (Valiente E et al. 2002).

Desde ese momento la superficie total inscrita en Extremadura ha caído en picado todos los años hasta llegar a las 81.788,23 hectáreas en el año 2016. La excepción a esa tendencia la observamos en los años 2007-2008 probablemente debido a la ampliación de las ayudas agroambientales correspondientes al periodo de financiación 2007-2013 (Ramos M. 2015. Comunicación personal). De esta forma el peso de Extremadura ha pasado de suponer el 24% de toda la superficie ecológica cultivada en España a principios siglo (Valiente E et al. 2002) a aportar poco más del 4% en el año 2017 (MAPAMA).superficie total

         El aumento de la superficie dedicada a la producción ecológica observado en el año 2017 rompe puntualmente una tendencia de descenso observada desde el mismo año 2001. Este se produce coincidiendo con la publicación del Decreto 9/2016 de 26 de enero derogado por el Decreto 211/2016 de 28 de diciembre. En ambos se recogen las bases para acceder a las ayudas establecidas en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020 aprobado el 18 de noviembre de 2015.

En el PDR de Extremadura se recoge la Medida 11: Agricultura Ecológica en la que se incluyen dos submedidas:

-Submedida 11.1. Pago para la implantación de prácticas y métodos de agricultura ecológica que incluye: producción ecológica de olivar, de viñedo para vinificación, frutales de hueso, frutales de pepita, frutales de secano, herbáceos de secano, otras utilizaciones de la tierra (ganadería ecológica) y apicultura ecológica.

-Submedida 11.2. Pagos para el mantenimiento de prácticas y métodos de agricultura ecológica que incluye la producción ecológica de olivar, viñedo para vinificación, frutales de hueso, frutales de pepita, frutales de secano, cultivos herbáceos de secano, ganadería ecológica y apicultura ecológica.

Como podemos observar en la gráfica 1, durante el actual PDR Extremadura ha caído hasta los 2937 operadores (productores + elaboradores) alcanzando el mínimo histórico muy alejado del número de operadores productores presentes en el año 2000 que llegaba a los 7404.

superficie totalGráfica 1. Total Operadores Extremadura. Elaboración propia.

         En este aspecto se observa un ligero repunte en el año 2017 probablemente debido a las causas expuestas anteriormente en relación a la superficie ecológica. Se puede observar también cómo el sector está basado principalmente en la producción mientras que la parte de transformación, importación o comercialización de estos productos es muy escasa lo que conlleva que el valor añadido y el empleo se generen fuera de Extremadura. Sin duda es uno de los grandes déficits en nuestra región tanto para la AE como para la agricultura convencional.

La superficie en ecológico sigue dominada por la dehesa y el olivar (gráfica 2) que han seguido tendencias muy similares con un ligero descenso en su extensión total desde la aprobación del PDR.

superficie totalGráfica 2. Superficie olivar y dehesa ecológicos. Extremadura. Elaboración propia.

            Otros cultivos subvencionados como la vid para vinificación y los frutales han seguido tendencias muy diferentes (gráfica 3).

superficie totalGráfica 3. Superficie olivar y dehesa ecológicos. Extremadura. Elaboración propia.

Los frutales (sin diferenciación) han protagonizado un aumento del 14,5% en el periodo 2015-2017 mientras que los viñedos han seguido una tendencia inversa pasando de 2.051,14 hectáreas en 2015 a 1.519,63 has en 2017, es decir, una reducción del 25% de la superficie cultivada.

En la gráfica 4 sorprende la escasa superficie dedicada a cereales y leguminosas, estas últimas prácticamente inexistentes hasta 2017, con la dificultad que ello añade para poder alimentar a nuestra cabaña ganadera ecológica aumentando la dependencia de importaciones. El monopolio del maíz transgénico profundiza en esta brecha.

superficie totalGráfica 4. Superficie legumbres y cereales ecológicos. Extremadura. Elaboración propia.

Por otro lado el número de explotaciones ganaderas en ecológico ha pasado de 758 en el año 1999 a 291 en el año 2017 (gráfica 5).

superficie totalGráfica 5. Total explotaciones ganaderas ecológicas. Extremadura. Elaboración propia.

En las estadísticas extremeñas destaca la inexistencia de explotaciones de vacuno y ovino de leche y sólo una de caprino de leche. La producción ganadera ecológica en Extremadura está marcadamente dedicada a la producción de carne con un aumento en la cabaña bovina y ovina que contrasta con el descenso del número de cabezas de caprino de carne.

            Destaca el aumento exponencial del número de cabezas de porcino (gráfica 6) que ha pasado en dos años de 153 cabezas a 656, un aumento del 328% en sólo dos años. Teniendo en cuenta que el número de explotaciones de porcino ecológico ha pasado de 6 a 9, es decir, un aumento del 33,33%, se deduce que se ha producido cierta intensificación de la cabaña de porcino ecológico pasando de una media de 25,5 cabezas/explotación a 72,8 cabezas/explotación.

superficie totalGráfica 6. Número cabezas porcino ecológico. Extremadura. Elaboración propia.

            Lo mismo ocurre en el caso de la avicultura para huevo que pasa de 2 a 4 explotaciones y de 3200 a 8318 cabezas, pasando de 1600 cabezas por explotación a 2079,5.

superficie totalGráfica 7. Número cabezas avicultura  ecológica para huevo. Extremadura. Elaboración propia.

En el caso contrario se encuentra la apicultura que recibe ayudas específicas PDR y ha visto reducida el número de colmenas en un 60% en sólo dos años, pasando de 1.593 a 645.

superficie totalGráfica 8. Número colmenas apicultura ecológica. Extremadura. Elaboración propia.

3-La agroecología.

La agroecología surge de los efectos devastadores de la agricultura convencional intentando aportar un enfoque teórico y metodológico para aumentar la sustentabilidad agraria desde las perspectivas ecológica, social y económica (Guzmán G, Morales J. 2012).

            Hemos visto a lo largo de este documento cómo la AE en muchos casos está llevando a cabo un proceso de intensificación de la producción tanto a nivel de producción vegetal como animal. Esto está siendo reforzado por unas ayudas públicas que además no van dirigidas a fortalecer nuestras producciones ni a reducir la dependencia del exterior sino que resta importancia, por ejemplo, a la producción de alimento para nuestra ganadería o son ineficientes para frenar la caída de un sector fundamental en la polinización de nuestros ecosistemas como la apicultura.

Las deficiencias en la transformación, importación o comercialización de nuestros productos ecológicos es otra cuestión importante que las políticas públicas no están sabiendo resolver a pesar de su importancia para la generación de empleo y fijación de una población rural cada vez más escasa y protagonista de una emigración incesante.

Por todo ello se puede afirmar que la AE extremeña está sufriendo un proceso de convencionalización (Brunori et al. 2008) en referencia a que está siguiendo los mismos patrones que la agricultura convencional sólo que con una mínima sustitución de insumos de fertilizantes y pesticidas menos contaminantes. La creación de ramas “eco” de las grandes cadenas de distribución es un paso más en el distanciamiento de la AE de la soberanía alimentaria de los territorios en los que se producen estos alimentos como ocurre en Extremadura con el caso de Haciendas Bio. Es lo que Ángel Calle ha denominado el “modelo Carrefour Bio”

            La agroecología se presenta como una potente herramienta que debe facilitar la democratización del acceso a la tierra así como la máxima autonomía tanto de nuestras producciones agropecuarias como de nuestros pueblos para conseguir una sociedad más justa ya que la desigualdad social en una comunidad o población agrícola es señal de que el modelo no es sustentable (Guzmán, G et al 2000).

4.- Bibliografía:

Brunori G, Cerruti R, Medeot S, Rossi A. 2008. Looking for alternatives: the construction of the organic beef chain in Mugello, Tuscany. International Journal of Agricultural Resources, Governance and Ecology 7 (1/2): 126-143.

Guzmán G, González de Molina  M, Sevilla  E. (2000), Introducción a la Agroecología  como desarrollo rural sostenible. Madrid: Mundiprensa.

Guzmán G, Morales J. 2012. Agroecología y agricultura ecológica. Aportes y sinergias para incrementar la sustentabilidad agraria. Agroecología 6: 55-62, 2012

MAGRAMA. 2007. Informe preliminar de evaluación de los daños ambientales de Eichhornia crassipes.

Naredo JM et al. 1978. Extremadura saqueada. Recursos naturales y autonomía regional. Ruedo Ibérico.

Ramos M. 2015. Evolución y dinámica de la agricultura ecológica en Extremadura. No publicado.

Soler C, Fernández F. 2015. Estudio Estructura de la propiedad de tierras en España. Concentración y acaparamiento. Fundación Mundubat y Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas.

Valiente E et al. 2002. La producción agraria ecológica.

 

El negocio del camalote queda desierto.

El pasado mes de Octubre escribía este texto titulado “Lo que CHG no te cuenta sobre el contrato de aprovechamiento del camalote”  en el que analizaba las cláusulas y condiciones que proponía Confederación Hidrográfica del Guadiana para quien quisiera hacerse con la eliminación de esta planta invasora de nuestro río.

Analizados los documentos todo quedaba a la espera de conocer la empresa concesionaria tras el análisis de las propuestas presentadas.

Como podemos ver en la Plataforma de Contratación del Sector Público del gobierno de España, el 28 de noviembre se publica el Acuerdo de inicio del expediente 9/19-17 de contratación del “Aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia crassipes en el río Guadiana (Badajoz).

Ese mismo día se publicaba la Resolución de la Presidencia CHG por la que se aprueba el expediente de contratación del contrato administrativo especial “Aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia crassipes en el río Guadiana (Badajoz)”.

En el acta de la Mesa de Contratación del 22 de noviembre se da curso a las ofertas recibidas. En ese momento se comprueba que el lote nº 1 (TRAMO A): MEDELLÍN-MÉRIDA ha recibido una sola oferta a cargo de SOCIÉTÉ ANONYME IN-BETWEEN-INTERNATIONAL.

Así mismo el lote Nº 2: (TRAMO B): PRESA DE MONTIJO-BADAJOZ ha recibido una sola oferta de nuevo a cargo de SOCIÉTÉ ANONYME IN-BETWEEN-INTERNATIONAL.

Como pueden comprobar en su web, esta empresa tiene sede en Bélgica y se dedica a la construcción, medio ambiente, negocios y relaciones internacionales.

A continuación se analizó la documentación administrativa incluida por la empresa encontrando que para ambos lotes faltaba la firma del representante legal de la empresa en la Declaración responsable que únicamente contenía la firma de la persona que había efectuado la traducción del documento, y en la Plataforma de Contratación figuraba una firma electrónica distinta del apoderado de la empresa. Por todo ello que se le concedió un plazo de tres días hábiles para subsanarlo.

El 29 de noviembre se vuelve a reunir la Mesa de Contratación y comprobó que se había presentado dentro de plazo una nueva declaración responsable que, sin embargo, estaba incompleta, ya que faltaban los datos correspondientes al poder de representación de la persona que firma la declaración responsable. Además en la declaración responsable es una copia escaneada en la que figura la firma de la representante de la empresa (Dª. Rebeka Bahadorani) mientras que en la Plataforma de Contratación consta la firma de una tercera persona.

Según la web de la empresa, Rebeca Bahadorani es fundadora de In-Between International con una larga experiencia en medio ambiente (colaborando con el PNUMA -Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente- en Bruselas), desarrollo ecológico y tratamientos de agua sostenibles, tiene formación en arquitectura y también cuenta con una importante trayectoria en el campo de la construcción.

Al no haberse presentado de forma electrónica sino una copia escaneada de la declaración responsable cuya integridad e identidad no se puede verificar y habiendo sido el documento de la declaración responsable presentado a través de la Plataforma de Contratación firmado por una persona distinta del apoderado de la empresa la Mesa de Contratación acuerda la exclusión de la oferta y proponer al órgano de contratación la declaración de desierto del expediente de contratación.

Aquí pueden ver la RESOLUCIÓN DE LA PRESIDENCIA DEL ORGANISMO POR LA QUE SE DECLARA DESIERTA LA LICITACIÓN DEL EXPEDIENTE DE CONTRATACIÓN 9/19-17 “APROVECHAMIENTO PARA SU DESTRUCCIÓN DE EICCHORNIA CRASSIPES EN EL RÍO GUADIANA (BADAJOZ)”.

Una vez descartada la “solución” que ponía CHG encima de la mesa queda saber qué van a hacer tanto desde ahí como desde la Junta de Extremadura, si van a seguir perdiendo tiempo y dinero improvisando parches y ocurrencias o van a poner propuestas serias encima de la mesa.

Seguiremos informando.

fotonoticia_20160228130727_1280

Premio Fancinegay, así no.

Compruebo con estupor cómo el Fancinegay – Festival Internacional de Cine LGBT de Extremadura no sólo proyecta en varios pueblos y ciudades de Extremadura, sino que además premia a la película “Carmen y Lola”.

No me creo que el jurado de los premios fuera ajeno a las manifestaciones que diferentes colectivos feministas gitanos así como gitanas a título particular han venido realizando desde el estreno de la película en el Festival de Cannes.

Me consta que algún colectivo extremeño se ha puesto en contacto, por ejemplo, con la Asociación de Gitanas Feministas por la Diversidad para conocer su opinión pero parece que el jurado no lo ha tenido en cuenta.

Me cuesta entender cómo un colectivo oprimido fomenta, difunde y premia estereotipos que aplastan y denigran a otro colectivo oprimido.

Sólo podremos avanzar si vamos juntos y juntas de la mano.

Amigos y amigas, así no.

Os lo cuentan ellas, que saben más que yo:

Vetadas Gitanas Feministas por la directora de “Carmen y Lola”. https://www.gitanasfeministas.org/comunicados/vetadas-gitanas-feministas-por-la-directora-de-carmen-y-lola/

La directora Arantxa Echevarría veta a gitanas feministas en la proyección de su película. https://www.elsaltodiario.com/pueblo-gitano/arantxa-echevarria-directora-de-carmen-y-lola-veta-gitanas-feministas-pelicula

Las gitanas no achantamos la muí. https://www.gitanasfeministas.org/intervenciones/las-gitanas-nos-achantamos-la-mui/

Una polémica como pretexto para hablar de feminismo gitano y romaní. http://www.pikaramagazine.com/2018/09/desfem-feminismo-gitano/

‘Carmen y Lola’, o el cine antropayológico. http://www.pikaramagazine.com/2018/09/carmen-y-lola/

El concepto epistémico de paya retestiná: o de cómo “Carmen y Lola” pisotea a las mujeres gitanas e invisibiliza nuestras luchas. https://afrofeminas.com/2018/05/09/el-concepto-epistemico-de-paya-retestina-o-de-como-carmen-y-lola-pisotea-a-las-mujeres-gitanas-e-invisibiliza-nuestras-luchas/

El concepto epistemológico de Paya Retestiná II. Carta abierta a Arantxa Echevarría. https://afrofeminas.com/2018/06/11/el-concepto-epistemologico-de-paya-retestina-ii-carta-abierta-a-arantxa-echevarria/

carmen y lola

La primera vez que te engañan es culpa suya. La segunda vez es culpa tuya.

Llevo unos dos años denunciando tanto en los Plenos como en las Comisiones de la Asamblea de Extremadura las mentiras de la Junta en torno al tema más sensible de nuestra tierra, el empleo. Es la herramienta que han utilizado históricamente para someter conciencias y comprar voluntades (y votos).

En el mes de abril escribí en la prensa regional el artículo “Vara, el timo de la estampita” que pueden consultar aquí en su versión corta o aquí en su versión extendida. Ahí repasaba algunas de las principales promesas de empleo realizadas por la Junta y que se han quedado en nada, puro humo.

Algunas de las promesas que recogía estaban en torno a los empleos que iban a generar las plantas de energías renovables proyectadas en nuestra región. Entre ellas destacaba la de Usagre-Hinojosa, anunciada como la megaplanta fotovoltaica más grande de Europa para la que prometían entre 800 y 1.000 empleos en su construcción y 70 una vez en funcionamiento. En diferentes debates le he dicho tanto al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, al exconsejero de Energía, José Luis Navarro o a su sucesora y exDirectora General de Energía, Olga García, que este tipo de instalaciones no generan tanto empleo por lo que les rogaba que no engañaran a los extremeños y extremeñas.

Hoy se ha hecho pública la oferta de empleo para la fase de construcción de esa planta que pueden consultar aquí y que no ocupa ninguna de las portadas ni minutos en radio y TV que ocupó la promesa inicial. Como ya adelanté, se ha quedado reducida a 122 puestos de trabajo de entre 14 a 16 meses. Aquellos que creyeran que la planta iba a resolver la vida a 800 o 1.000 vecinos y vecinas de la zona se han dado de bruces con la realidad anunciada. Prácticamente una décima parte de lo prometido.

Despues de 32 años de PSOE en Extremadura tenemos una rica tierra que se desangra condenando a la población al paro y a la emigración.

La primera vez que te engañan es culpa suya. La segunda vez es culpa tuya.

usagre.png

Lo que CHG no te cuenta sobre el contrato de aprovechamiento del camalote.

Hace unos días escribía este artículo sobre la problemática del camalote en el río Guadiana https://www.elsaltodiario.com/ecologia/camalote-coloniza-guadiana en el que hablaba de algunas de las causas que han favorecido su explosión demográfica y resaltaba la importancia de no generar dependencias económicas ni laborales en su extracción porque podría contribuir a perpetuar el problema debido a intereses particulares.

Hoy conocemos por nota de prensa https://www.chguadiana.es/sites/default/files/2018-10/31.10.18%20Licitaci%c3%b3n%20aprovechamiento%20camalote.pdf que la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha sacado a licitación el contrato de “aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia crassipes (camalote) en el río Guadiana” y hay algunas cosas que no dice. Ya el propio nombre del contrato deja claro que la empresa que licite se va a aprovechar de la destrucción de la planta que se recoja.

En el segundo párrafo informa de que la empresa interesada podrá aprovechar el camalote que se extrae del río Guadiana, extracción que en estos momentos está llevando a cabo la UME y TRAGSA.

Continúa diciendo que “en ningún caso se realizará la comercialización de la planta” descartando así, a priori, intereses económicos en este proceso. Lo cierto es que el propio Pliego de bases para la enajenación del “Aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia crassipes en el río Guadiana https://contrataciondelestado.es/wps/wcm/connect/f2f08d2e-65e6-467c-aa24-8bb4cf489ce7/DOC201810241421103%2BPPT.pdf?MOD=AJPERES&attachment=true&CACHE=NONE&CONTENTCACHE=NONE”,”2″,”N incluye diferentes referencias a legislación estatal y europea según la cual las especies exóticas o invasoras como el camalote no se pueden comercializar. Sin embargo CHG alega que se acoge a las excepciones incluidas en esa legislación para el uso comercial de estas especies cuando se trate de estrategias para la erradicación, control poblacional o contención de dichas especies. Parece, por tanto, que el pliego contradice la nota de prensa y CHG sí va a comercializar el camalote.

    Pero es más, el “Pliego de cláusulas administrativas particulares del contrato administrativo especial para el aprovechamiento para destrucción de eichhornia crassipes en el río Guadiana. https://contrataciondelestado.es/wps/wcm/connect/9f4d2eff-7e5f-49c2-98f9-c16fcc02c61d/DOC201810241032562%2BPCAP%2BAPROVECHAMIENTO%2BCAMALOTE%2BCSV.pdf?MOD=AJPERES&attachment=true&CACHE=NONE&CONTENTCACHE=NONE”,”3″,”N especifica que el importe mínimo del contrato de cada lote por tres años tendrá una cuantía fija de 5.000€/año (15.000€) más una parte variable de 30.000 toneladas/año por una cuantía mínima de 0,10€/tonelada, es decir, un mínimo de 3.000 €/tonelada y año (9.000€). Por tanto el contrato de tres años por cada lote sale por 24.000 € sin IVA, 29.040€ con IVA. Como hay dos lotes (Villanueva de la Serena-Mérida y Mérida-Badajoz) la CHG ingresará 58.080 € por esos tres años con posibilidad de prórroga dos años más, lo que asciende a un total de 96.800€.

    Lo interesante de estos datos es la parte variable que se oferta por un precio mínimo de 10 céntimos por tonelada, pero que puede ser mayor según lo que ofrezca la empresa que se quede con el contrato. El pago de esa parte variable se deberá hacer cada año de forma semestral al precio por tonelada que se establezca finalmente, eso a todas luces parece una venta o comercialización de camalote, aunque la nota de prensa de Confederación intente ocultarlo. Es conveniente recordar que la UME ha extraído 5.000 toneladas en la primera semana de trabajo si bien es cierto que la cantidad de planta en el río se irá reduciendo y se espera que continúe siendo así siempre y cuando no haya intereses opuestos a que la planta desaparezca.   

Lo cierto es que esa nota no aclara si el impedimento de comercializar es para CHG o para la empresa adjudicataria, en este último caso si bien la empresa no comercializa directamente el camalote si que vende el producto final que obtiene ya sea biogás, biomasa, pellet, celulosa etc por tanto hay que volver a recalcar que de esta forma se crean muchos intereses particulares para que nunca deje de haber camalote en el Guadiana y así nunca se acabe el negocio.

    Lo que tampoco incluye la nota de prensa es que la empresa adjudicataria no sólo aprovechará la planta que extraiga CHG, sino que también podrá “proceder a la extracción directa de planta del agua al objeto de aumentar la cantidad de camalote a procesar, dentro del contexto de su erradicación” de esta forma todo el ciclo, con la supervisión de CHG, queda en manos de la empresa.

En definitiva, si una empresa accede al contrato es porque le interesa y pretenderá que el suministro de materia prima se alargue lo máximo posible. La responsable de ello es Confederación Hidrográfica del Guadiana que permite que se haga negocio con una catástrofe ecológica y ambiental.

    Habrá que hacer seguimiento a la evolución de este problema durante los próximos 3-5 años en los que se desarrollará este contrato.

287204_1

Camalote. Las cartas encima de la mesa.

Artículo publicado en versión resumida el 10/10/2018 en El Salto Extremadura

Leía hace unos días en un diario regional una noticia en la que dos biólogas y un biólogo hablaban sobre la presencia del camalote en el Guadiana. Planteaban que la llegada de esta planta invasora a nuestro río podría haber sido a través de importación “por su valor decorativo a países europeos” y que “pudieron lanzar al río ejemplares después de haberlos disfrutado en sus casas”, también que “pudo llegar a través de una empresa que trabajó en la provincia después de haber desarrollado su tarea en Brasil y que podría haber traído las semillas en las máquinas o hasta en las botas de los empleados”.

En resumen, una noticia muy somera y poco clarificadora que no entra al fondo del asunto. La sociedad extremeña se merece que pongamos las cartas encima de la mesa sobre el cómo, cuándo y porqué nuestro Guadiana ha sido colonizado por esta planta originaria de la cuenca del Amazonas.

    Sobre la llegada de la planta a nuestras latitudes poco se puede añadir a lo expuesto anteriormente. Después de 15 años en nuestros ríos hay pocas certidumbres sobre cómo llegó y todas las posibilidades son creíbles, incluso la llegada en máquinas o calzado de empresas que trabajaron en latinoamérica ya que las semillas pueden conservar su capacidad germinativa entre 5 y 20 años (1), lo que da una idea de la gran potencia de dispersión que tiene esta planta y la dificultad para su eliminación.   

Una vez que llega aquí la planta o la semilla podría morir, pero ¿a qué se debe su tremenda proliferación?.

Los datos sobre la presencia del camalote en el Guadiana se remontan a 2002-2003 en la desembocadura del Zújar en el Guadiana. Requiere para su germinación grandes oscilaciones de temperatura y condiciones de alta iluminación, características propias de nuestra tierra y contra las que poco podemos hacer más allá de intentar mitigar el cambio climático que acelera estos procesos. Para su explosión poblacional el camalote necesita agua con un alto contenido de nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio que abundan en el Guadiana procedente principalmente de la contaminación derivada de la agricultura y las deficiencias en la depuración de aguas residuales.

Ya en el año 2005 Greenpeace alertaba de que el tramo extremeño del Guadiana era el más contaminado. En su estudio La calidad de las aguas en España. Un estudio por cuencas (2) afirman que el 88’26% del agua de la cuenca del Guadiana es de uso agrícola y ganadero y el 11’74% de uso urbano. Aseguran que “el deficiente grado de depuración de las aguas residuales, la degradación de las orillas y riberas, la alteración del cauce por embalses y la extracción de áridos son algunas de las causas del mal estado del río Guadiana. A ello se suman la contaminación de los acuíferos por nitratos y el uso de sustancias químicas como los plaguicidas.” Añaden que “los excedentes de riego en zonas agrícolas aportan nitratos, fosfatos (procedentes de fertilizantes) y pesticidas a las aguas superficiales y subterráneas. […] El propio Plan Hidrológico del Guadiana, del año 1995, afirmaba que el 24% de los embalses de la cuenca se encontraban ya eutrofizados y el 13,8 % hipereutrofizados. Los más afectados son los embalses de Marisánchez, Alange y Nogales. […] Los excedentes de riego cargados de fertilizantes y pesticidas afectan gravemente al conjunto de las aguas (superficiales y subterráneas), especialmente aguas abajo de Ciudad Real. Así, el 24% de las aguas embalsadas presentan problemas de eutrofización y el 79% de los acuíferos tiene niveles de nitratos por encima de los 50 mg/l. Los acuíferos más afectados son: Lillo-Quintanar, Mancha Occidental, Ciudad Real, Campo de Montiel, Vegas altas y Vegas Bajas.

Entre las malas prácticas de las administraciones subrayan: “la revisión del “Plan General Municipal de Ordenación Urbana de Badajoz” aprobado el pasado 19 de marzo de 2005. Este plan permitirá la ocupación de parte de la zona de policía del Guadiana a su paso por la ciudad, la canalización de importantes tramos del río, la eliminación de la vegetación natural del río y el aumento de presión sobre la zona, lo que provocará la pérdida del hábitat de muchas especies (196). La zona afectada, además, fue declarada en 1989 como suelo no urbanizable de protección urbanística. Sin embargo, de nuevo, los intereses económicos se imponen a costa del medio ambiente.”

En el Informe preliminar de evaluación de daños ambientales de Eichornia crassipes en la cuenca del Guadiana (3) (diciembre 2017) la CHG y el Ministerio afirman queel desarrollo de la agricultura en la zona de actuación conlleva la utilización de fertilizantes que, con el retorno del agua al río Guadiana, son causa de un apreciable enriquecimiento en nutrientes […] El tramo medio del Guadiana, y concretamente la zona donde se extiende el camalote, se encuentra afectada por otros factores impactantes. La mayoría de ellos llevan ejerciendo su efecto sobre los valores naturales de la cuenca desde antes que se detectara por primera vez esta planta invasora. Entre estos impactos se encuentran la contaminación de las aguas […]”

¿Por qué se han excluido estas cuestiones del debate? ¿Cuál es la responsabilidad de las diferentes administraciones en el estado actual de las aguas del Guadiana?  

La actuación por parte de la Junta de Extremadura, ayuntamientos y Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha sido irregular desde entonces. Elías D. Dana (4) afirma esto que “en su día se le permitió proliferar en ciertos puntos del Guadiana a su paso por Extremadura y experimentó una explosión poblacional que la condujo a ocupar una extensa lámina de agua”.

La reducción de la presencia del camalote está ligada, por tanto, a la urgente depuración de las aguas que vierten al Guadiana y en ese sentido la biodepuración se postula como una posibilidad eficiente y madura en nuestra tierra. El cambio hacia modelos agrarios más sostenibles y menos agresivos es otra de las cuestiones que no se pueden excluir de este debate si queremos hablar en serio de reducir la extensión de esta planta invasora.

La Junta y CHG están llevando a cabo acciones de eliminación mecánica de la planta a través de TRAGSA o la UME en época de mayor proliferación de la misma pero si la planta ha podido llegar en maquinaria o calzado de empresas que han trabajado a 7.500 kilómetros del Guadiana es lógico pensar que esas máquinas y operarios están contribuyendo a la dispersión de la misma teniendo en cuenta que el camalote se reproduce activamente tanto por semilla como asexualmente (estolones, fragmentación de plantas) y que puede ser dispersada por las aves.

Así mismo se ha optado por desembalsar agua en diferentes tramos del río para vaciarlo y facilitar la extracción de planta. En ese caso las semillas se depositan en el fondo del cauce donde pueden esperar hasta 20 años para volver a germinar y reproducirse además de poder hacerlo a través de fragmentos de plantas que queden en el curso del río.

Es por el estado del Guadiana y por las cualidades propias de la planta por lo que a día de hoy debemos eliminar del debate la erradicación de la misma. La solución debe pasar por la investigación ya que ni la extracción mecánica ni la aplicación de productos químicos ni la lucha biológica parecen fiables aparte de los perjuicios que producirían en la flora y fauna acuáticas así como para la pesca y otras actividades de ocio acuáticas.

También sería peligro establecer vínculos económicos y laborales con la presencia de esta plaga pues podría contribuir a su perpetuación en nuestras aguas por intereses particulares.

En definitiva, las diferentes administraciones de uno y otro signo se tiran la pelota continuamente pero lo cierto es que para tratar el tema de forma seria deben acometer actuaciones de calado en todo el curso del río mucho más allá de la simple retirada de la planta.

Bibliografía:

1.- Sanz Elorza, Mario/Dana Sánchez, Elías D./Sobrino Vesperinas, Eduardo. Atlas de las plantas alóctonas invasoras en España.

2.- La calidad de las aguas en España. Un estudio por cuencas.

3.- Especies Vegetales Invasoras en Andalucía. Elías D. Dana 2004 – 2006 (pág 120)

4 .- Informe preliminar de evaluación de los daños ambientales de Eichhornia crassipes

 

43669112_727959537549609_5650036122202406912_o en la cuenca del Guadiana. Diciembre 2017.   

Vara, el timo de la estampita.

“El flautista de Hamelín” sería un buen título para este texto sobre el comportamiento del presidente de la Junta de Extremadura en materia de empleo.

Son varios los anuncios que ha hecho en el último año prometiendo miles de puestos de trabajo a través de grandes proyectos en diferentes sectores. Intentaré en estas líneas aportar información para aterrizar esas promesas.

El pasado 21 de agosto de 2017 la Junta de Extremadura anunciaba a través de su web (1) la firma de un Protocolo para el Aprovechamiento Sostenible de los Espacios Forestales a través de tres plantas de pellets que producirían en cinco años el 80% del volumen nacional creando 1.500 puestos de trabajo. Esto cuando las 79 plantas españolas están produciendo a un tercio de su capacidad por la falta de demanda de pellets en nuestro país. En las plantas vizcaínas de Zalla y Güeñes prometieron una planta de pellets con 60 empleos directos y 300 indirectos y ahora sólo una decena trabaja allí. La planta de pellets de Bailén produce 20.000 toneladas con 12 empleos directos y entre 25 y 35 indirectos. En Extremadura las empresas de astillas en Gévora y Navalmoral están produciendo al 5-10% de su capacidad, en la planta de generación eléctrica de biomasa de Acciona en Miajadas no llegan a 30. ¿Van a cerrar todas las plantas del país para que las extremeñas tengan éxito y Vara pueda cumplir su promesa? Viendo el volumen de empleo en este sector, cuando Vara habla de 1.500 puestos de trabajo ¿habla de jornales? ¿de horas de trabajo? Porque visto lo visto lo cierto es que nos quieren hacer creer que 1.500 vecinos y vecinas de la zona van a tener un empleo estable. Totalmente falso. Sin demanda esta promesa es inviable y para ello se debe apostar, por ejemplo, por las calderas de pellets en edificios públicos y particulares lo que al mismo tiempo genera empleo en pequeñas empresas de montaje, instalación etc.

Otro ejemplo es el de las macroplantas de energía fotovoltaica que se están implantando en nuestra región ocupando grandes extensiones de terreno. Casi 8.000 MW en proyecto que equivalen a 16 parques como el que se plantea en Usagre, lo que supondría una extensión de 18.700 has (187 km2) de placas fotovoltaicas. Esto equivale a una superficie aún mayor que todo el Parque Nacional de Monfragüe con sus 18.400 has. Como escribía recientemente el ingeniero industrial J. Marcelo (2) generaría 4,5 empleos por cada 100 Ha, lo que genera una dehesa bien explotada y bastante por debajo de una finca de regadío o frutales.

En el caso del Parque eólico El Merengue de Plasencia se han prometido 250 puestos de trabajo pero la realidad es que tras la obra civil apenas sólo se necesitarán 3 o 4 personas especializadas en mantenimiento que aportará la empresa por lo que no incidirá en el empleo local. Estas grandes plantas de biomasa, fotovoltaicas o eólicas, están suponen un modelo que más símbolo del pasado y, además, no generan el empleo que sí generan otras alternativas.

La apuesta por estos grandes centros de generación de energía supone por un lado la utilización de grandes extensiones de tierra que no pueden ser aprovechadas para otros usos y por otro lado un aumento en los gastos de distribución y transporte que encarecen el precio final de la energía. El futuro sin embargo se encamina claramente hacia la generación distribuida. La Junta también está dejando pasar ese tren.

El ISTAS (Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud) estima que la generación distribuida podría crear 135.779 puestos de trabajo en una década porque estima que hay 13.234 MW de capacidad que pueden cubrirse con instalaciones de pequeña potencia cercanas a los puntos de consumo. Se trata de favorecer, en la medida de lo posible, la soberanía individual mediante paneles solares fotovoltaicos y térmicos, calderas de biomasa, sistemas geotérmicos, turbinas minieólicas, etc., pero también la preferencia por plantas renovables de tamaño medio vinculadas al consumo local. El futuro pasa porque sean las propias familias las que generen en sus hogares la energía que necesitan lo cual redundaría en un ahorro de la factura de la luz y en la generación de puestos de trabajo para las pymes extremeñas de instalación, montaje, etc.

Otro ejemplo de megaproyectos anunciados a bombo y platillo por la Junta de Extremadura es el de la explotación de la mina de San José de Valdeflores en Cáceres. Sin entrar en el impacto económico, sanitario, laboral, patrimonial y ambiental que tendría sobre la ciudad de Cáceres y que ya traté en el artículo “Crónica de una mina anunciada” lo cierto es que se prometían 1.000 empleos. Según la web de Sistema de Información geológico y minero de Extremadura (3) en el año 2015 nuestra región tenía 136 explotaciones mineras activas (89 en Badajoz y 47 en Cáceres) con un número total de trabajadores de 1.322. Con una sóla explotación pretenden hacernos creer que van a generar el mismo empleo que el existente hasta la fecha en todo el sector. Todo esto sin contar con el empleo que destruirían en la zona en cuanto a artesanía, ganadería, transformación de productos agroganaderos, aprovechamiento forestal, ocio y deportes de aventura.

La megalomanía del flautista de Hamelín extremeño queda patente en las facilidades obscenas que ha regalado al que quiere ser el mayor casino de Europa haciendo una legislación a la medida de la multinacional al más puro estilo de los pliegos de contratación de Cofely/Púnica o a la que quiere ser la mayor planta de transformación de remolacha azucarera de Europa con rebajas fiscales de hasta el 97% así como en el precio del suelo y aceleración de trámites, todo ello para seis meses de trabajo al año mientras miles de autónomos y autónomas de esta región así como las PYMES que son las que realmente crean empleo jamás podrán soñar con estas ventajas mientras chocan una y otra vez con la muralla de la burocracia de la Junta de Extremadura.

El señor Vara sigue tocando la música que todos quieren escuchar pero los datos muestran que detrás de esas estampitas sólo hay papeles en blanco. Promesas en blanco. Promesas vacías. El gran timo de la estampita.

 

 

Referencias:
(1)  “La Junta de Extremadura firma un Protocolo para el Aprovechamiento Sostenible de los Espacios Forestales.”
http://extremambiente.juntaex.es/index.php?option=com_content&view=article&id=4788:la-junta-de-extremadura-firma-un-protocolo-para-el-aprovechamiento-sostenible-de-los-espacios-forestales&catid=38:noticias&Itemid=23
(2) “Rechazamos las minas y abrazamos las macro plantas fotovoltaicas.” J. Marcelo, Ingeniero industrial.
http://www.hoy.es/extremadura/rechazamos-minas-abrazamos-20180306223752-nt.html
(3) Sistema de Información Geológico y Minero de Extremadura (SIGEO).
http://sigeo.juntaex.es/port…/web/guest/estadistica-minera
 

 

*Artículo publicado en el diario Extremadura7días en versión reducida  el 11 abril 2018:

www.extremadura7dias.com/noticia/opinion-vara-el-timo-de-la-estampita

 

 

 

 

 

Regaremos con lágrimas.

Leía hace unos días en el estudio “Estructura de la propiedad de la tierra en España. Concentración y acaparamiento(1) una serie de afirmaciones sobre el regadío a nivel estatal que me interesaba aterrizar a Extremadura. En él se afirmaba que “el Informe de Sostenibilidad en España de 2012 -del Ministerio de Agricultura- señala un dato paradójico que cuestiona la sostenibilidad del modelo, y es que mientras el valor agregado bruto de la agricultura disminuye, algunas de sus presiones continúan aumentando, como es el caso del consumo de agua y el uso de fertilizantes. La encuesta del Instituto Nacional de Estadística sobre el uso del agua en el sector agrario de 2011 señala que el volumen de agua de riego utilizado en el sector agrario aumentó en 1,4% en 2011 respecto de 2010 pese a que el valor agregado de la agricultura descendió en 2,3 puntos porcentuales.”

Visto esto procedí a actualizar la información primero y a conocer la situación a nivel extremeño después en cuanto a gasto de agua para riego y valor agregado bruto de la agricultura, no sin antes hacer un breve recorrido por la historia de los regadíos en Extremadura.

En un resumen rápido de la evolución de los regadíos en nuestra tierra nos debemos remontar a la II República Española cuando la Ley de Riegos de 13 de abril de 1932 y el Plan Nacional de Obras Hidráulicas impulsan la construcción del embalse del Cíjara -el mayor del país-, también los de Lácara, Piedra Santa, Alange y Valuengo así como la finalización de Proserpina y Cornalvo. Este Plan suponía para el Guadiana el replanteamiento coherente que transformaría en regadío 108.000 hectáreas en su cuenca(2).

El golpe de estado franquista en 1936 y la posterior guerra civil provocaron la paralización y destrucción de las obras de la gran presa de Cíjara y esas grandes extensiones de la vegas del Guadiana que iban a ser regadas y repartidas democráticamente entre los campesinos extremeños se entregaron a un puñado de manos afines al régimen franquista(3).

En los años cincuenta el franquismo pone en marcha el Plan Badajoz para regular la cuenca del Guadiana. Este Plan suponía legitimar la concentración en pocas manos no sólo de la tierra, sino también de la comercialización y transformación de los productos agrarios, del abastecimiento de los medios de producción y los créditos para financiarlos(4).

De las 108.000 Has proyectadas en la cuenca del Guadiana en periodo republicano pasamos cincuenta años después a 175.625 (1972), 176.391 (1982) y 179.403 (1989) en toda Extremadura -según estudio(5) de Artemio Baigorri basado en los censos agrarios-. En ese mismo estudio se plasma que de las ocho regiones con mayor superficie de regadío (Castilla y León, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Extremadura, Castilla La Mancha y Andalucía) la nuestra destaca por la alta proporción en cuanto a hectáreas de regadío por habitante (la segunda más alta tras Aragón) más relacionada con la baja densidad de población extremeña. Así mismo recoge un índice sobre importancia real del regadío relacionando la superficie de regadío respecto del total de tierras cultivadas, con la población de la región y con los activos agrarios y otras variables económicas según el cual nuestra región se posiciona a la cola de las ocho comunidades anteriores e incluso por debajo de otras con bastante menos superficie de regadío.

Según datos del Ministerio de Agricultura(6) la superficie regada en Extremadura pasó de 205.008 Has en 2005 a 267.423 en 2016. Un aumento del 30,45% en once años. En la actualidad hay nuevos regadíos proyectados en nuestra región.

Una vez resumidos ochenta y cinco años de historia en unas decenas de líneas paso a actualizar y circunscribir a Extremadura los datos del párrafo inicial.

En ese sentido el pasado 5 de julio de 2017 el Instituto Nacional de Estadística publicaba los datos de la Encuesta(7) sobre el uso del agua en el sector agrario del año 2015. En ella se recoge que el volumen de agua de riego utilizado en el sector agrario disminuyó un 1,2% en 2015 respecto al año anterior a nivel estatal. También señala que el regadío acapara el 84’3% del agua de España (83,2% en el caso del Guadiana y 68,9% en el caso del Tajo(8)) mientras que el abastecimiento a la población y el consumo industrial ocupan el 15’7% restante. Concreta que de cada diez litros de agua que se van para el regadío sólo vuelve uno al río. En cuanto a Extremadura, sin embargo, vemos cómo nuestra comunidad está entre las tres que más aumentaron el consumo de agua de riego en el año 2015, un 1,6% respecto al año anterior.

índice

Por otro lado vemos además que según Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG)9 la cuenca extremeña tiene a 4 de septiembre de 2017 un 12,4% menos de agua embalsada respecto a la misma fecha del año anterior, pasando del 57,9% el año pasado al 45,5% en la actualidad, es decir, 988,4 hm3 menos o lo que es lo mismo, casi un billón (con b) de litros menos de agua.

índice

Respecto a la cuenca extremeña del río Tajo, según el último boletín emitido(10) por la Confederación Hidrográfica que lo gestiona, los embalses se encuentran a fecha de 4 de septiembre de 2017 con un 14,39% menos que la misma fecha de 2016. La diferencia llega a los 910,371 hectómetros cúbicos. Más de novecientos mil millones de litros se han perdido en un año.

Así las cosas, aún me quedaba un dato por contrastar. Recurrí a la Memoria Anual 2016 sobre la situación socioeconómica de la comunidad autónoma de Extremadura(11) que elabora cada año el CES (Consejo Económico y Social de Extremadura) y que fue presentada el pasado mes de julio de 2017. En ella se afirma que el VAB -valor agregado bruto- a precios básicos del sector primario extremeño es un 0,62% inferior a 2015. Si tomamos los datos en términos de volumen o reales la reducción del VAB es del 1,6% respecto al año anterior.

Revisados los diferentes documentos oficiales que he ido citando se confirman las tesis iniciales, y es que al mismo tiempo que nuestra región aumenta el consumo de agua para regadío disminuye la riqueza que genera el propio sector agrario.

Más allá de promesas electorales, pagos futuros, producciones virtuales y beneficios etéreos urge la necesidad, en un contexto de cambio climático que ha venido para quedarse, de hacer una reflexión profunda sobre el futuro de nuestra tierra.

Que nuestro mapa de cultivos es insostenible es una realidad cada vez más aceptada en todos los sectores agrarios. Se abre, por tanto, una nueva etapa de reestructuración de cultivos y/o apuesta por otras variedades más adaptadas a las nuevas condiciones hídricas. Es una oportunidad histórica para apostar por un modelo de agricultura más sostenible, que premie la calidad frente a la cantidad, que fomente la diversificación de cultivos y frene el acelerado proceso de reducción de biodiversidad cultivada, que genere empleo y alimente a la población… una agricultura para los agricultores y agricultoras.

Una agricultura -y ganadería- que nos permita vivir y trabajar dignamente en nuestra tierra tanto a nosotros/as como a las generaciones futuras.

Bibliografía utilizada

1.- Estudio “Estructura de la propiedad de la tierra en España. Concentración y acaparamiento.” de Carles Soler y Fernando Fernández y coordinado por la Fundación Mundubat y Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas.

2.- La Reforma Agraria en Badajoz durante la IIª República. Francisca Rosique Navarro.

3.- Extremadura Saqueada. Recursos naturales y autonomía regional. Equipo dirigido por J.M. Naredo, M. Gaviria y J. Serna.

4.- “Vivir donde quieras: del PER a la Renta Básica en el medio rural de Extremadura.” VVAA.

https://ia601307.us.archive.org/4/items/ESTUDIEXTREMADURA/ESTUDI%20EXTREMADURA_backup.pdf

5.- El regadío en Extremadura. Artemio Baigorri.

https://www.eweb.unex.es/eweb/sociolog/inforegadio%202.pdf

6.- Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos en España (ESYRCE) 2016. Informe sobre regadíos en España. Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

http://www.mapama.gob.es/es/estadistica/temas/novedades/regadios2016_tcm7-460767.pdf

7.- Encuesta sobre el uso del agua en el sector agrario del año 2015. http://www.ine.es/prensa/euasa_2015.pdf

8.- “Análisis crítico de la modernización de regadíos. Pensando el futuro ¿cómo será el nuevo paradigma?” Joan Corominas Masip y Rafael Cuevas Navas.

http://www.publicacionescajamar.es/pdf/series-tematicas/economia/efectos-de-la-modernizacion-de-regadios.pdf

9.- Parte semanal de Embalses. Confederación Hidrográfica del Guadiana.

http://www.chguadiana.es/corps/chguadiana/data/resources/file/embalses/parte_semanal_embalses.pdf

10.- Parte semanal de Embalses. Confederación Hidrográfica del Tajo.

http://www.chtajo.es/LaCuenca/AguaEmbalsada/Paginas/default.aspx

11.- Memoria Anual 2016. Situación socioeconómica de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Consejo Económico y Social de Extremadura (CES). http://www.juntaex.es/filescms/cesextremadura/uploaded_files/informes_socioeconomicos/Resumen_Ejecutivo_CES_2016.pdf

Artículo publicado en:

La esperada entrevista con mi vecina Paca.

Estamos hechos de historias” decía Eduardo Galeano y aquí rescato una historia que nos hace, nos construye como personas, nos enraíza a la tierra, nos da fuerzas para seguir adelante nutriéndonos de la experiencia de quienes estuvieron aquí antes que nosotras. La historia de mi vecina Paca.

Su historia es la de cientos de miles de hombres y mujeres que nacieron en el primer tercio del siglo XX y sufrieron la violencia y las consecuencias del golpe de estado militar franquista de 1936.

Estas personas, como ella, tienen una edad muy avanzada por lo que no podemos permitir que sus historias se pierdan porque es la historia de nuestros pueblos. Siguiendo esta filosofía me dispuse a organizar una entrevista, una charla con mi vecina Paca y mi amigo Jose (J.A. García Farrona) que es quien me avisó de que ella se mantenía lúcida a pesar de sus 91 años. Y que no lo debíamos dejar ir mucho más tiempo.

No era más que una recogida de testimonios de personas que vivieron uno de los momentos más duros de la historia de nuestro país. Una de las herramientas más potentes para dar luz a vivencias intencionadamente escondidas. Por supuesto que no éramos los primeros en hacerlo en el pueblo. Ya mi hermano Juan junto a otros amigos como Rubén y Alfredo hicieron un trabajo excelente hace años con Justo Gallardo nacido en 1917, Adriano Redondo (1928) y mi vecino, Diego Carrasco (1925) que te ilumina el corazón cada vez que te lo encuentras por nuestra calle Bronca. Fruto de ese trabajo grabaron el documental TESTIMONIOS: Recuperación de la Memoria Histórica que debería ser de obligado visionado en los colegios e instituto del pueblo. Cada guareñejo o guareñeja debería tener una copia.

En el caso de Paca todo era sencillo, como ella, como su casa, como su vida, una mujer alegre y de confianza con la que sería muy fácil entablar esa conversación que recogiera su vida aunque no fuera en profundidad.

La entrevista fue íntima, amena, luminosa. Con un café en la mano me puse a escuchar atentamente.

Ella nació en el año 1925. Eran cinco hermanos, incluida ella. Siendo aún una niña se vio obligada a huir de la barbarie abandonando su casa y todas sus pertenencias. Por el Camino del Puerto avanzaron hasta llegar a Ciudad Real donde pasaron la guerra.

Una vez terminada ésta, cuando quisieron volver a Guareña, fueron testigos de cómo todas sus pertenencias habían desaparecido. Sus sillas, sus ropas de cama, ajuares, etc habían sido robadas. Las vecinas les decían: “Emilia, (Emilia era su madre) vuestras sábanas las tiene la fulanita y vuestras sillas la beltranita” y efectivamente, asomándose por una tapia podían ver sus sábanas tendidas al sol además de soportar las burlas de quienes tenían sus sillas buenas mientras ellos tenían que sentarse en el suelo.

Al poco de finalizar la guerra los franquistas vinieron a buscar a sus hermanos. Se los llevaron a la cárcel y se ensañaron con uno de ellos en especial, su hermano Inocente. Le quedaron baldao a base de palizas. Solía decir a sus amigos: “cabrones estos, cómo me han quedao“.

Emilia se vio obligada a buscarse la vida para sacar adelante a su familia y se dedicó a vender carbón. Una de las cosas que recordaba Paca eran las manos de su madre siempre negras por el carbón. Movida por el hambre, siendo aún muy pequeña, no tardaría en buscar un trabajo para poder comer, literalmente, porque empezó a cuidar a una niña a cambio de un plato de comida.

Trabajaba para la familia Barea que tenían una tienda en la calle Pajares, traseras de Falange. Allí no tardarían en encomendarle más tareas, algunas duras como ir con un cántaro y un cubo a la noria a por agua para comer y cocinar. Todo a cambio de algo que poder llevarse a la boca aunque en realidad ni se lo comía ya que el pan y algunas viandas que podía esconderse se las llevaba a sus hermanos para que pudieran comer, eso sí, con la precaución de no ser vista por sus señoritos/as ya que estaba terminantemente prohibido coger alimentos.

Así, a base de mucho sacrificio la familia pudo tirar para adelante y reponer en casa los bienes y pertenencias que les robaron.

Más adelante se casó y se vino a vivir a la calle Bronca. Tuvo dos hijos, uno de ellos Jose Mari el panadero, vive muy cerca de ella, siempre pendiente de su madre. Ya escribí en otra ocasión sobre la antigua tahona del barrio San Ginés en la que trabajaba él y que perfumaba todo el barrio y el colegio con un irresistible olor a pan recién hecho.

La vida de mi vecina Paca, en definitiva, es una vida dura, muy dura. Tuvo que irse para volver y empezar de cero. Sólo su fuerza y su dignidad le permitieron salir adelante.

La vida de mi vecina Paca se merece mucho más que este artículo, quizá grabarla en vídeo para proyectarlo en público pero… eso ya no podrá ser. La esperada entrevista con mi vecina Paca nunca se produjo. Ya me avisó mi amigo Jose. Nuestros quehaceres cotidianos nos hicieron posponerla y Paca no aguantó. Murió quince días antes de cumplir 92 años (el pasado mes de junio). Aún así todos los datos biográficos que he dado son reales. Los aportó mi vecina Teo que la escuchó hablar a veces sobre ello.

No cometáis mi error. Hablen, graben, canten, dibujen, cuenten su historia, no hay un segundo que perder, sino otros la contarán por ustedes.

Con este escrito quiero hacer un homenaje a mi vecina Paca, que bien podrían haber sido mis vecinas Manuela o María Antonia, mujeres admirables a las que no pondrán una calle con su nombre ni darán una Medalla de Extremadura pero que son motivo de orgullo y ejemplo a seguir porque hicieron lo más difícil en los tiempos más difíciles. Resistieron, se levantaron y siguieron adelante. Vencieron. Vencieron porque el franquismo era muerte y silencio y ellas vivieron y su historia vence hoy al silencio.

“Para que no se queden con toda la luz.

Para que la última palabra no sea la de ellos.”

 

Paca, Adriano, Manuela, Justo, María Antonia, Diego…

Su nombre es patria.

manos-anciana

El futuro de la seguridad social y las políticas de empleo de la unión europea. Mollina. Málaga

El pasado 3 de junio participé en el foro “EL FUTURO DE LA SEGURIDAD SOCIAL Y LAS POLÍTICAS DE EMPLEO DE LA UNIÓN EUROPEA” celebrado en Mollina (Málaga) y organizado por el grupo parlamentario de la Izquierda Europea.

Una jornada muy interesante en torno a los Convenios Colectivos del Campo y las condiciones de trabajo y de vida de quienes trabajan la tierra.

Intenté dar una visión global de lo que es la realidad extremeña. Lo escaso del tiempo no me permitió profundizar en la multidud de aristas que tiene un sector como el agrario. Dí unas pinceladas sobre el trabajo de jornaleros y jornaleras extremeñas, el “desaparecido” convenio del campo, los problemas de acceso a la tierra, el destajo, el “PER” y tantos y tantos problemas agrarios que tiene nuestra rica y bella Extremadura.

Sólo la identificación de los problemas, su denuncia pública y la búsqueda colectiva de soluciones nos permitirá avanzar en la recuperación de derechos y dignidad de quien trabaja la tierra.

Fruto de encuentros como este y otros similares entre organizaciones políticas, agrarias, sindicales, movimientos agrarios etc se están gestando iniciativas a diferentes niveles que iremos presentando próximamente y que van encaminadas a poner el sector agrario y el medio rural en el lugar donde merecen.

Infinitas gracias a todas las personas que nos llaman, nos escriben, se acercan a vernos… porque la sabiduría acumulada durante siglos en nuestros pueblos riega este proyecto colectivo y abona nuestras ganas de seguir trabajando duro por un futuro digno para Extremadura.

Aquí pueden ver mi intervención íntegra:

El resto de participantes fueron:
-Teresa Rodríguez. Secretaria General de PODEMOS Andalucía y portavoz en el Parlamento Andaluz.
-Estefanía Torres. Eurodiputada de PODEMOS. Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural y Comisión de Pesca.
-Margarita Arenas Viruez. Profesora de Derecho Laboral de la Universidad Pablo Olavide.
-Alberto Montero. Profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga y presidente de la Comisión de Empleo en la XI Legislatura.
-Mari Carmen García Bueno. Diputada de PODEMOS en el Parlamento Andaluz.
-Juan Antonio García. COAG Málaga.
-Rosario Guerrero. CERES Sevilla.
-Alejandro Serrato. Miembro del SOC – SAT Málaga y candidato
de PODEMOS al Congreso.
-Andrés González. CC. OO. Federación Agroalimentaria.
-FITAG – UGT Andalucía.
-Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM).

Aquí pueden ver todas las intervenciones de esta interesantísima jornada:

https://www.youtube.com/playlist?list=PLzz2flCaFuI_MgtaFz9-n9WXZBgLRLRga

cj0cyeaukaaqi2n-jpg-large

13305021_805687056235198_6482394741468955127_o13350505_805686982901872_2641963127126766805_o13316998_805687029568534_2319996590011207697_o