Lo que CHG no te cuenta sobre el contrato de aprovechamiento del camalote.

Hace unos días escribía este artículo sobre la problemática del camalote en el río Guadiana https://www.elsaltodiario.com/ecologia/camalote-coloniza-guadiana en el que hablaba de algunas de las causas que han favorecido su explosión demográfica y resaltaba la importancia de no generar dependencias económicas ni laborales en su extracción porque podría contribuir a perpetuar el problema debido a intereses particulares.

Hoy conocemos por nota de prensa https://www.chguadiana.es/sites/default/files/2018-10/31.10.18%20Licitaci%c3%b3n%20aprovechamiento%20camalote.pdf que la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha sacado a licitación el contrato de “aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia crassipes (camalote) en el río Guadiana” y hay algunas cosas que no dice. Ya el propio nombre del contrato deja claro que la empresa que licite se va a aprovechar de la destrucción de la planta que se recoja.

En el segundo párrafo informa de que la empresa interesada podrá aprovechar el camalote que se extrae del río Guadiana, extracción que en estos momentos está llevando a cabo la UME y TRAGSA.

Continúa diciendo que “en ningún caso se realizará la comercialización de la planta” descartando así, a priori, intereses económicos en este proceso. Lo cierto es que el propio Pliego de bases para la enajenación del “Aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia crassipes en el río Guadiana https://contrataciondelestado.es/wps/wcm/connect/f2f08d2e-65e6-467c-aa24-8bb4cf489ce7/DOC201810241421103%2BPPT.pdf?MOD=AJPERES&attachment=true&CACHE=NONE&CONTENTCACHE=NONE”,”2″,”N incluye diferentes referencias a legislación estatal y europea según la cual las especies exóticas o invasoras como el camalote no se pueden comercializar. Sin embargo CHG alega que se acoge a las excepciones incluidas en esa legislación para el uso comercial de estas especies cuando se trate de estrategias para la erradicación, control poblacional o contención de dichas especies. Parece, por tanto, que el pliego contradice la nota de prensa y CHG sí va a comercializar el camalote.

    Pero es más, el “Pliego de cláusulas administrativas particulares del contrato administrativo especial para el aprovechamiento para destrucción de eichhornia crassipes en el río Guadiana. https://contrataciondelestado.es/wps/wcm/connect/9f4d2eff-7e5f-49c2-98f9-c16fcc02c61d/DOC201810241032562%2BPCAP%2BAPROVECHAMIENTO%2BCAMALOTE%2BCSV.pdf?MOD=AJPERES&attachment=true&CACHE=NONE&CONTENTCACHE=NONE”,”3″,”N especifica que el importe mínimo del contrato de cada lote por tres años tendrá una cuantía fija de 5.000€/año (15.000€) más una parte variable de 30.000 toneladas/año por una cuantía mínima de 0,10€/tonelada, es decir, un mínimo de 3.000 €/tonelada y año (9.000€). Por tanto el contrato de tres años por cada lote sale por 24.000 € sin IVA, 29.040€ con IVA. Como hay dos lotes (Villanueva de la Serena-Mérida y Mérida-Badajoz) la CHG ingresará 58.080 € por esos tres años con posibilidad de prórroga dos años más, lo que asciende a un total de 96.800€.

    Lo interesante de estos datos es la parte variable que se oferta por un precio mínimo de 10 céntimos por tonelada, pero que puede ser mayor según lo que ofrezca la empresa que se quede con el contrato. El pago de esa parte variable se deberá hacer cada año de forma semestral al precio por tonelada que se establezca finalmente, eso a todas luces parece una venta o comercialización de camalote, aunque la nota de prensa de Confederación intente ocultarlo. Es conveniente recordar que la UME ha extraído 5.000 toneladas en la primera semana de trabajo si bien es cierto que la cantidad de planta en el río se irá reduciendo y se espera que continúe siendo así siempre y cuando no haya intereses opuestos a que la planta desaparezca.   

Lo cierto es que esa nota no aclara si el impedimento de comercializar es para CHG o para la empresa adjudicataria, en este último caso si bien la empresa no comercializa directamente el camalote si que vende el producto final que obtiene ya sea biogás, biomasa, pellet, celulosa etc por tanto hay que volver a recalcar que de esta forma se crean muchos intereses particulares para que nunca deje de haber camalote en el Guadiana y así nunca se acabe el negocio.

    Lo que tampoco incluye la nota de prensa es que la empresa adjudicataria no sólo aprovechará la planta que extraiga CHG, sino que también podrá “proceder a la extracción directa de planta del agua al objeto de aumentar la cantidad de camalote a procesar, dentro del contexto de su erradicación” de esta forma todo el ciclo, con la supervisión de CHG, queda en manos de la empresa.

En definitiva, si una empresa accede al contrato es porque le interesa y pretenderá que el suministro de materia prima se alargue lo máximo posible. La responsable de ello es Confederación Hidrográfica del Guadiana que permite que se haga negocio con una catástrofe ecológica y ambiental.

    Habrá que hacer seguimiento a la evolución de este problema durante los próximos 3-5 años en los que se desarrollará este contrato.

287204_1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s