Vara, el timo de la estampita.

“El flautista de Hamelín” sería un buen título para este texto sobre el comportamiento del presidente de la Junta de Extremadura en materia de empleo.

Son varios los anuncios que ha hecho en el último año prometiendo miles de puestos de trabajo a través de grandes proyectos en diferentes sectores. Intentaré en estas líneas aportar información para aterrizar esas promesas.

El pasado 21 de agosto de 2017 la Junta de Extremadura anunciaba a través de su web (1) la firma de un Protocolo para el Aprovechamiento Sostenible de los Espacios Forestales a través de tres plantas de pellets que producirían en cinco años el 80% del volumen nacional creando 1.500 puestos de trabajo. Esto cuando las 79 plantas españolas están produciendo a un tercio de su capacidad por la falta de demanda de pellets en nuestro país. En las plantas vizcaínas de Zalla y Güeñes prometieron una planta de pellets con 60 empleos directos y 300 indirectos y ahora sólo una decena trabaja allí. La planta de pellets de Bailén produce 20.000 toneladas con 12 empleos directos y entre 25 y 35 indirectos. En Extremadura las empresas de astillas en Gévora y Navalmoral están produciendo al 5-10% de su capacidad, en la planta de generación eléctrica de biomasa de Acciona en Miajadas no llegan a 30. ¿Van a cerrar todas las plantas del país para que las extremeñas tengan éxito y Vara pueda cumplir su promesa? Viendo el volumen de empleo en este sector, cuando Vara habla de 1.500 puestos de trabajo ¿habla de jornales? ¿de horas de trabajo? Porque visto lo visto lo cierto es que nos quieren hacer creer que 1.500 vecinos y vecinas de la zona van a tener un empleo estable. Totalmente falso. Sin demanda esta promesa es inviable y para ello se debe apostar, por ejemplo, por las calderas de pellets en edificios públicos y particulares lo que al mismo tiempo genera empleo en pequeñas empresas de montaje, instalación etc.

Otro ejemplo es el de las macroplantas de energía fotovoltaica que se están implantando en nuestra región ocupando grandes extensiones de terreno. Casi 8.000 MW en proyecto que equivalen a 16 parques como el que se plantea en Usagre, lo que supondría una extensión de 18.700 has (187 km2) de placas fotovoltaicas. Esto equivale a una superficie aún mayor que todo el Parque Nacional de Monfragüe con sus 18.400 has. Como escribía recientemente el ingeniero industrial J. Marcelo (2) generaría 4,5 empleos por cada 100 Ha, lo que genera una dehesa bien explotada y bastante por debajo de una finca de regadío o frutales.

En el caso del Parque eólico El Merengue de Plasencia se han prometido 250 puestos de trabajo pero la realidad es que tras la obra civil apenas sólo se necesitarán 3 o 4 personas especializadas en mantenimiento que aportará la empresa por lo que no incidirá en el empleo local. Estas grandes plantas de biomasa, fotovoltaicas o eólicas, están suponen un modelo que más símbolo del pasado y, además, no generan el empleo que sí generan otras alternativas.

La apuesta por estos grandes centros de generación de energía supone por un lado la utilización de grandes extensiones de tierra que no pueden ser aprovechadas para otros usos y por otro lado un aumento en los gastos de distribución y transporte que encarecen el precio final de la energía. El futuro sin embargo se encamina claramente hacia la generación distribuida. La Junta también está dejando pasar ese tren.

El ISTAS (Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud) estima que la generación distribuida podría crear 135.779 puestos de trabajo en una década porque estima que hay 13.234 MW de capacidad que pueden cubrirse con instalaciones de pequeña potencia cercanas a los puntos de consumo. Se trata de favorecer, en la medida de lo posible, la soberanía individual mediante paneles solares fotovoltaicos y térmicos, calderas de biomasa, sistemas geotérmicos, turbinas minieólicas, etc., pero también la preferencia por plantas renovables de tamaño medio vinculadas al consumo local. El futuro pasa porque sean las propias familias las que generen en sus hogares la energía que necesitan lo cual redundaría en un ahorro de la factura de la luz y en la generación de puestos de trabajo para las pymes extremeñas de instalación, montaje, etc.

Otro ejemplo de megaproyectos anunciados a bombo y platillo por la Junta de Extremadura es el de la explotación de la mina de San José de Valdeflores en Cáceres. Sin entrar en el impacto económico, sanitario, laboral, patrimonial y ambiental que tendría sobre la ciudad de Cáceres y que ya traté en el artículo “Crónica de una mina anunciada” lo cierto es que se prometían 1.000 empleos. Según la web de Sistema de Información geológico y minero de Extremadura (3) en el año 2015 nuestra región tenía 136 explotaciones mineras activas (89 en Badajoz y 47 en Cáceres) con un número total de trabajadores de 1.322. Con una sóla explotación pretenden hacernos creer que van a generar el mismo empleo que el existente hasta la fecha en todo el sector. Todo esto sin contar con el empleo que destruirían en la zona en cuanto a artesanía, ganadería, transformación de productos agroganaderos, aprovechamiento forestal, ocio y deportes de aventura.

La megalomanía del flautista de Hamelín extremeño queda patente en las facilidades obscenas que ha regalado al que quiere ser el mayor casino de Europa haciendo una legislación a la medida de la multinacional al más puro estilo de los pliegos de contratación de Cofely/Púnica o a la que quiere ser la mayor planta de transformación de remolacha azucarera de Europa con rebajas fiscales de hasta el 97% así como en el precio del suelo y aceleración de trámites, todo ello para seis meses de trabajo al año mientras miles de autónomos y autónomas de esta región así como las PYMES que son las que realmente crean empleo jamás podrán soñar con estas ventajas mientras chocan una y otra vez con la muralla de la burocracia de la Junta de Extremadura.

El señor Vara sigue tocando la música que todos quieren escuchar pero los datos muestran que detrás de esas estampitas sólo hay papeles en blanco. Promesas en blanco. Promesas vacías. El gran timo de la estampita.

 

 

Referencias:
(1)  “La Junta de Extremadura firma un Protocolo para el Aprovechamiento Sostenible de los Espacios Forestales.”
http://extremambiente.juntaex.es/index.php?option=com_content&view=article&id=4788:la-junta-de-extremadura-firma-un-protocolo-para-el-aprovechamiento-sostenible-de-los-espacios-forestales&catid=38:noticias&Itemid=23
(2) “Rechazamos las minas y abrazamos las macro plantas fotovoltaicas.” J. Marcelo, Ingeniero industrial.
http://www.hoy.es/extremadura/rechazamos-minas-abrazamos-20180306223752-nt.html
(3) Sistema de Información Geológico y Minero de Extremadura (SIGEO).
http://sigeo.juntaex.es/port…/web/guest/estadistica-minera
 

 

*Artículo publicado en el diario Extremadura7días en versión reducida  el 11 abril 2018:

www.extremadura7dias.com/noticia/opinion-vara-el-timo-de-la-estampita

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s