Ahora que vamos deprisa vamos a contar verdades. La historia de los regadíos en Extremadura (siglo XX).

La historia oficial de Extremadura es la que nos ha contado la élite económico-política de este país, los dueños de nuestra tierra y sus manijeros obedientes a las órdenes que venían desde otros territorios. Se ha eliminado de los libros y las narraciones académicas la parte de nuestra historia que no les interesa. La historia real de Extremadura.

A continuación os dejo unas páginas del libro “Extremadura saqueada” en las que se recoge la historia del regadío en Extremadura desde principios del siglo pasado. Intento resumirlas para ahorrar tiempo aunque aconsejo leerlas y releerlas en profundidad.

En Extremadura llegamos al siglo XX sin regulación del río Guadiana ni la existencia de regadíos que revalorizasen las fértiles tierras extremeñas necesitadas de agua y abrasadas por las altas temperaturas del verano.

Se comienza a trabajar este tema en el Plan de Obras Hidráulicas en 1.902 en el que se incluye el embalse de mayores dimensiones de todo el país, el embalse de Cíjara. En 1.923 y 1.924 comienzan los estudios geológicos y en Diciembre de 1932, ya en periodo republicano, comienzan las obras que son inauguradas por Indalecio Prieto.

La puesta en riego de las vegas del Guadiana conllevaba la expropiación y reparto de las fincas de los grandes propietarios debido a la presión ejercida por jornaleros y yunteros que estaban decididos a hacerse con ellas para trabajarlas. De esta forma el Estado republicano aceleró la Reforma agraria en Extremadura a un ritmo muy superior al marcado por la voluntad estatal.

En 1.936 el proyecto hidráulico es interrumpido por el golpe de estado y la guerra civil, siendo destruidas las obras de la gran presa de Cijara y las fincas devueltas a los grandes propietarios. De esta forma el anhelo del pueblo extremeño del reparto democrático de la tierra que trabajar queda difuminado por las armas volviendo esas grandes extensiones de la vegas del Guadiana a un puñado de manos afines al régimen franquista. 

El Plan Badajoz de Franco poco tuvo que ver, por tanto, con la obras iniciadas durante la Segunda República. La creación de pueblos de colonización y el reparto de tierra en lotes o parcelas para los “colonos” se mostró como una condición necesaria pero no suficiente para romper con el sistema de propiedad. El estado franquista tras su intervención en los primeros años del Plan Badajoz se mostró después subsidiario a la actividad privada capitalista dejando los frutos de la regulación del Guadiana y el regadío -electricidad y productos agrarios- a precios muy reducidos para empresas venidas de fuera de la región e incluso del país.

El estado continuó cediendo poder en beneficio de las grandes empresas que monopolizan la comercialización y la transformación de los productos agrarios, el abastecimiento de los medios de producción y los créditos para financiarlos. De esta forma los colonos adquieren la propiedad de la tierra pero su trabajo queda al servicio de las empresas agroindustriales.

Extremadura volvía a ser saqueada.

Pueden descargarlo en pdf para leerlo con más tranquilidad pinchando aquí:

RegadiosExtremaduraSaqueada

Esta es la historia real de Extremadura. La que no sale en los libros. Que nadie la olvide.

La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

RegadiosExtremaduraSaqueada-page-001RegadiosExtremaduraSaqueada-page-002RegadiosExtremaduraSaqueada-page-003RegadiosExtremaduraSaqueada-page-004RegadiosExtremaduraSaqueada-page-005RegadiosExtremaduraSaqueada-page-006RegadiosExtremaduraSaqueada-page-007RegadiosExtremaduraSaqueada-page-008

RegadiosExtremaduraSaqueada-page-009

RegadiosExtremaduraSaqueada-page-010

Anuncios

Convenio colectivo del campo 2016-2018. Extremadura.

Esta misma semana se firmaba el nuevo convenio colectivo del campo extremeño con siete meses de retraso.
Este convenio supone un aumento salarial del 1% en 2016, 0,6% en 2107 y 0,5% en 2018. Esa subida salarial para 2016 tiene carácter retroactivo desde el 1 de Enero, por lo que los 67.000 trabajadores y trabajadoras agrarias deben reclamar y percibir ese dinero que les pertenece por los días trabajados durante el año en curso en los que se les ha pagado según el convenio anterior.

Además se incluye la Tarjeta Profesional Agraria (TPA) para los trabajadores y trabajadoras del campo que incluye formación sobre riesgos laborales y un examen médico debido al aumento de accidentes laborales de los últimos años.

Una gran derrota para los trabajadores y trabajadoras es que se quedan fuera de este convenio colectivo las centrales hortofrutículas en las que se denuncian cada año interminables jornadas laborales sin contrato, con salarios y condiciones que rozan la esclavitud.

Es muy importante que todas las personas que trabajen en el campo conozcan sus derechos y el salario que les pertenece. Son continuas las denuncias de incumplimientos en el campo como pueden ver en este vídeo https://www.facebook.com/EugenioRomeroBorrallo/videos/836105253193378/ y como se denuncia en este artículo claramente “incumplimiento sistemático del convenio del campo en Extremadura.

photo2202399556086842.jpg

Debemos organizarnos para velar por el cumplimiento de este convenio que es lo mismo que velar por la dignidad de quien trabaja la tierra. Una tarea que nos obliga a todos y a todas dar lo mejor de nosotros mismos. Vamos a ello.

¡Alegría para luchar, organización para vencer!

conveniocampo2016