A tí, mujer.

Hoy quiero escribir unas palabras en recuerdo de unas mujeres extraordinarias y comunes, un homenaje a unas mujeres concretas y generales.
 
Quiero traer al presente y rescatar del pasado a ese grupo de mujeres valientes de mi pueblo, Guareña, que hace cuarenta años dieron un paso al frente en sus propias vidas y decidieron crear la Cooperativa de mujeres “Luis Chamizo”.
A principios de los años 70, cuando el franquismo nominal daba sus últimos coletazos un puñado de vecinas de Guareña se autoorganizaron en una cooperativa textil en la que pusieron sus sueños, sus precarias máquinas de coser y, en muchos casos, su salud.
Con el esfuerzo diario, la alegría de quien hace lo que le gusta y una inteligencia innata este grupo de mujeres vio cómo su producción, instalaciones y maquinaria crecían.
Después de casi tres décadas de trabajo solidario y de generación de liderazgos y empoderamiento femenino la crueldad del sistema capitalista hizo que los pedidos viajaran a países lejanos en distancia y en cumplimiento de los derechos humanos.
 
También quiero recordar hoy a esas mujeres de Guareña que recorrían varios kilómetros con el canasto a la cintura para lavar la ropa de quien no podía o no quería, tanto en pueblos cercanos como en el nuestro.
Su rutina diaria suponía poner un pie detrás de otro, llegar a un pueblo concreto, coger la ropa, volver a Guareña, lavarla, ponerla a secar, anudarla (por ejemplo) con una sábana y desandar el camino hasta el pueblo mencionado con la ropa limpia en la cabeza o al cuadril para volver por el mismo camino hasta Guareña.
Este trayecto lo realizaban varias veces al día. Era lo que había para llevarse un pedazo de pan a la boca.
 
Mujeres como las de la cooperativa o las lavanderas han levantado familias enteras incluso de varias generaciones. Para ellas no había noche ni día, ni lunes ni domingos. Adversidades ante las que se crecieron, vencieron y las hicieron más fuertes.
Mujeres como ellas deberían tener reconocimientos públicos en cada pueblo, calles, jornadas de difusión y debate. Ellas deberían protagonizar los libros de crónicas locales por desgracia plagados de historias y personas bastante menos interesantes.
Ellas escribieron la Historia con sus vidas.
 
Decía al principio que eran extraordinarias y concretas por la labor específica que realizaban y la localización acotada a mi pueblo. Decía generales y comunes porque el trabajo abnegado de la mujer es una generalidad en cualquier gremio y en cualquier punto del planeta.
Hoy y siempre, mi recuerdo a estas mujeres universales.
inauguracion-cooperativa-de-mujeres
Cooperativa de mujeres “Luis Chamizo”. Guareña. 1980.
10987476_1389698834678323_8829749481891933801_n
Lavanderas. Principio del siglo XX. Lugar indeterminado.
resizer
Representación contemporánea de lavanderas en Alange (Badajoz).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s