Apuntes de ayer para comprender el hoy y construir el mañana.

 

Extraído del libro:Vivir donde quieras: del PER a la Renta Básica en el medio rural de Extremadura.

https://ia601307.us.archive.org/4/items/ESTUDIEXTREMADURA/ESTUDI%20EXTREMADURA_backup.pdf

“… La posesión de la tierra seguía estando, al igual que en épocas pretéritas, en manos de muy pocos grandes propietarios, lo que generaba la permanencia de una importante masa de jornaleros sin tierra que vivían de las labores agrícolas de forma muy precaria. El fuerte peso del latifundio explica cuestiones fundamentales de los años treinta y aun la inmediatamente posterior: la fuerte acumulación de capitales en pocas manos y la presencia de un paro endémico, fuente de tensiones y conflictos sociales (Lacomba, 1993).

En el primer tercio del siglo XX se inician las obras hidráulicas en la región con el objetivo de regular el río Guadiana y poner en regadío un territorio fértil pero que tenía escasa agua y altas temperaturas en verano. Las obras de la presa del Cíjara, iniciadas en 1932 y suspendidas con la Guerra Civil, podían haber supuesto la expropiación y reparto de fincas de grandes propietarios de las Vegas del Guadiana debido a la presión ejercida por jornaleros y yunteros. La puesta en práctica de la Reforma Agraria estaba más adelantada en Extremadura que en el resto del Estado a causa de la ocupación espontánea de fincas por colectividades de jornaleros. Era la primera vez en la historia de Extremadura que se atacaba la propiedad de la tierra, pero todo esto quedó paralizado por el golpe de estado de 1936. La posterior guerra destruyó tanto las obras del Cíjara como todos los avances que se habían dado hacia una sociedad más justa e igualitaria.

Al concluir la guerra civil, Extremadura ofrece la imagen de un área subdesarrollada. Si España es “periferia” en el mundo capitalista occidental, Extremadura es “periferia en España”. Esta realidad se acentuará a lo largo de las dos décadas siguientes. En los años cuarenta, se puso en marcha la “contrarreforma agraria”, que dio lugar a la recuperación de las fincas por sus antiguos propietarios, poniendo de nuevo en marcha en los cortijos una organización del trabajo que humillaba y explotaba duramente a los trabajadores vencidos.

En los años cincuenta, una vez destruidas las obras del Cíjara y expulsados 29 de las fincas los jornaleros y yunteros, el franquismo pone en marcha el Plan Badajoz para poder regular y aprovechar los recursos hidráulicos de la cuenca del Guadiana. Mediante este Plan se trataba de utilizar al máximo la fuerza de trabajo de los extremeños. Los colonos tenían muy pocos derechos sobre las casas y parcelas que cedió el Estado y podían verse expulsados por la burocracia del régimen por la más mínima cuestión. El Plan Badajoz sirvió para legitimar el latifundismo en las zonas por él afectadas. Por otra parte, fueron una serie de grandes empresas venidas de fuera de la región las que se beneficiaron de los frutos de regadío al monopolizar la comercialización y la transformación de los productos agrarios, o el abastecimiento de los medios de producción y los créditos para financiarlos.”

photo_2016-01-23_18-41-33photo_2016-01-23_18-42-14

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s