Feliz 2016. Año del cambio.

Acaba un 2015 lleno de grandes momentos.

Estamos viviendo un periodo histórico, un periodo que se reflejará en los libros de Historia que estudien las generaciones más jóvenes.

El 2015 ha sido el año en el que la gente normal ha dado el paso para entrar en cotos privados que hasta hace muy poco estaban reservados a las élites de este país. Hemos recuperado para la gente los Ayuntamientos más grandes y otros menos grandes pero muy importantes. Hemos entrado en las instituciones, tenemos capacidad de firmar leyes para mejorar la vida de quienes menos tienen.

Sin duda el 2015 ha sido el año en el que se ha iniciado el cambio para este país, un cambio de luna, pero debemos seguir trabajando para que el 2016 se materialice lo que está en marcha, porque los poderosos saben reinventarse, tienen muy claro lo que quieren y no van a dejar que sus privilegios desaparezcan. Ya lo decía Bertold Brecht:

Como dice el pueblo: a la hora del cambio de luna la luna joven sostiene en brazos a la vieja durante toda una noche. El titubeo de los miedosos denuncia la nueva época. Siempre colocad el todavía y el ya. Las luchas de clases, las luchas entre lo viejo y lo nuevo se entablan también en el interior de cada uno“.

Debemos retomar la presencia en las calles. Debemos seguir trabajando duramente porque además de los grandes logros que hemos conseguido, tenemos grandes retos pendientes y otros que hemos perdido. Se han producido miles de desahucios que no hemos podido evitar, decenas de asesinatos machistas, decenas de miles de personas en la miseria por una Renta Básica que no cobran. Siguen poniéndonos problemas de acceso a los servicios públicos que son de todos/as. Siguen esperándonos pacientes, callados/as, cientos de miles de personas en las cunetas de este país. Seguimos poniendo vallas y fronteras a la libre circulación de las personas. Seguimos saliendo de nuestro país (sin que nos pongan barreras físicas) a buscarnos el pan. Seguimos olvidando y maltratando a los animales y a nuestra naturaleza. Siguen robándonos el agua, el sol, el aire puro, las semillas, la tierra.

Decía Fernando Sánchez Marroyo, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Extremadura: “en ninguna otra región de España, salvando posiblemente Andalucía, la tierra y sus problemas han desempeñado históricamente un papel tan condicionante sobre la dinámica social y política contemporánea.” Los pueblos del sur de Europa y del mundo en general estamos viendo y sufriendo cómo nuestra tierra la están desertizando, “africanizando”, expoliando para mayor enriquecimiento de unos pocos y mayor gloria de la economía de mercado. Explotándola hasta el agotamiento de los recursos naturales y de su propia capacidad de producción arriesgando así su uso y disfrute por parte de las próximas generaciones.

Cuidemos nuestra tierra. Cuidemos Extremadura.

En 2016 corren vientos del pueblo.

Feliz 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s