Feliz 2016. Año del cambio.

Acaba un 2015 lleno de grandes momentos.

Estamos viviendo un periodo histórico, un periodo que se reflejará en los libros de Historia que estudien las generaciones más jóvenes.

El 2015 ha sido el año en el que la gente normal ha dado el paso para entrar en cotos privados que hasta hace muy poco estaban reservados a las élites de este país. Hemos recuperado para la gente los Ayuntamientos más grandes y otros menos grandes pero muy importantes. Hemos entrado en las instituciones, tenemos capacidad de firmar leyes para mejorar la vida de quienes menos tienen.

Sin duda el 2015 ha sido el año en el que se ha iniciado el cambio para este país, un cambio de luna, pero debemos seguir trabajando para que el 2016 se materialice lo que está en marcha, porque los poderosos saben reinventarse, tienen muy claro lo que quieren y no van a dejar que sus privilegios desaparezcan. Ya lo decía Bertold Brecht:

Como dice el pueblo: a la hora del cambio de luna la luna joven sostiene en brazos a la vieja durante toda una noche. El titubeo de los miedosos denuncia la nueva época. Siempre colocad el todavía y el ya. Las luchas de clases, las luchas entre lo viejo y lo nuevo se entablan también en el interior de cada uno“.

Debemos retomar la presencia en las calles. Debemos seguir trabajando duramente porque además de los grandes logros que hemos conseguido, tenemos grandes retos pendientes y otros que hemos perdido. Se han producido miles de desahucios que no hemos podido evitar, decenas de asesinatos machistas, decenas de miles de personas en la miseria por una Renta Básica que no cobran. Siguen poniéndonos problemas de acceso a los servicios públicos que son de todos/as. Siguen esperándonos pacientes, callados/as, cientos de miles de personas en las cunetas de este país. Seguimos poniendo vallas y fronteras a la libre circulación de las personas. Seguimos saliendo de nuestro país (sin que nos pongan barreras físicas) a buscarnos el pan. Seguimos olvidando y maltratando a los animales y a nuestra naturaleza. Siguen robándonos el agua, el sol, el aire puro, las semillas, la tierra.

Decía Fernando Sánchez Marroyo, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Extremadura: “en ninguna otra región de España, salvando posiblemente Andalucía, la tierra y sus problemas han desempeñado históricamente un papel tan condicionante sobre la dinámica social y política contemporánea.” Los pueblos del sur de Europa y del mundo en general estamos viendo y sufriendo cómo nuestra tierra la están desertizando, “africanizando”, expoliando para mayor enriquecimiento de unos pocos y mayor gloria de la economía de mercado. Explotándola hasta el agotamiento de los recursos naturales y de su propia capacidad de producción arriesgando así su uso y disfrute por parte de las próximas generaciones.

Cuidemos nuestra tierra. Cuidemos Extremadura.

En 2016 corren vientos del pueblo.

Feliz 2016.

Anuncios

El dardo en la palabra.

El amigo Manolo (Manuel Cañada), suele hablar de la importancia de la acción, los hechos, la praxis, la materialización de las ideas, pero también le concede un enorme valor al vocabulario, al uso de las palabras, a los significantes y los significados y lo que se esconde detrás de ellos. Sobre esto versa una parte del capítulo que escribe en el libro “Vivir donde quieras: del PER a la Renta Básica en el mundo rural de Extremadura“.

Hace poco le oía recordar “La soledad de Maquiavelo” de Althusser respecto a la importancia del uso intencionado de las palabras, porque detrás de cada palabra hay una idea y en la disputa de ideas, en la lucha de significados se esconde la lucha de clases. Vemos a diario cómo las grandes grupos de comunicación utilizan el vocabulario con precisión milimétrica según el significante, porque las palabras encierran ideas y las ideas crean conciencia. Si las ideas se emiten en medios de comunicación de masas esas ideas crean conciencia colectiva.

La lista es interminable. Podemos observar todos los días cómo nuestro/a familiar que se tiene que ir a Londres, París o Dublín a cuidar niños (au pair) es un exiliado económico víctima de la crisis en nuestro país, sin embargo los negros que saltan la valla o venden CDs en la calle son inmigrantes, no “exiliados económicos víctimas de la crisis en sus países”. Lo mismo ocurre cuando hablamos de conflictos armados. Los medios nos dicen que los buenos (según el criterio de no sé quién) han sido asesinados, sin embargo los malos mueren. Perdónenme, los malos son asesinados por los buenos.

Es racismo/discriminación verbal que esconde un racismo/clasismo real. Claro es este clasismo cuando se trata de la exposición pública de la mujer en medios de comunicación y en entornos más cercanos de lo que nos gustaría. 

En los últimos días asistimos a nuevos retorcimientos lingüísticos. La neolengua a la que nos tienen acostumbrados los que controlan este país. No es crisis, es un “crecimiento negativo”, no es chapapote, son “hilillos de plastilina”. A lo que se conoce como gobierno de concentración o gran coalición, que en nuestro país equivale al pacto entre PP y PSOE, ahora lo llaman “Gobierno de amplio espectro” o “Gobierno de amplio apoyo“. Que lo llamen como es, pacto PP-PSOE, no pasa nada, ya lo hacen en Alemania (CDU-SPD) o en Europa donde han pactado repartiéndose la presidencia de la Comisión Europea para los conservadores (Jean-Claude Juncker) y la presidencia del Parlamento Europeo para el socialdemócrata Martin Schultz.

El vocabulario está ahí y el español es especialmente rico por lo que hay múltiples opciones para denominar a algo o a alguien y como dice Manolo y decía Althusser tras las palabras hay un combate de ideas, de significados, una lucha de clases. Los/as buenos/as son exiliados/as, ven hilillos de plastilina y cuando cometen delitos se les trata de forma condescendiente porque son traviesos, jóvenes alocados. Si perteneces a los malos eres un negro inmigrante y si cometes algún delito (o aunque no lo cometas) eres un radical o terrorista o sospechoso de serlo.

Resulta curioso pararse a analizar el tratamiento dado en los medios a tres jóvenes que han estado últimamente en el candelero por diferentes actos de los que se les acusa. Por un lado tenemos a Francisco Nicolás López Iglesias, acusado de ocho delitos: estafa, falsedad documental, usurpación de funciones públicas, injurias, blanqueo de capitales, etc. Es bautizado por los medios como “el pequeño Nicolás”. Siempre recordado con tono cariñoso, visita los platós de televisión y apunta a participar en un reality show. No pasa nada, es de los buenos, bien relacionado con los poderosos de este país entre los que se ha movido como pez en el agua.

Por otro lado está Luis Rodríguez Toubes, conocido como “Luisito”. De nuevo un tono amable, condescendiente cuando se habla de este joven que ha sido condenado a 7 años de prisión por estafa continuada en su modalidad agravada por vivienda, vaya, que le robó 38 millones de euros a una familia de Mallorca. Este joven también ha recibido un trato exquisito en los medios por pertenecer a la clase alta mallorquina, de hecho y rizando el rizo, algunos medios le llamaban el “pequeño Nicolás de la jet set mallorquina“, un joven espabilado, un lazarillo del siglo XXI.

La cosa cambia cuando eres de familia normal, humilde y de un barrio obrero como es Vallekas. Sólo por ser de allí ya eres sospechoso de algo, si además acostumbras a levantar la voz ante las injusticias te ponen en el punto de mira y esperan a la mínima para, con o sin pruebas, condenarte al escarnio colectivo, a la lapidación pública. Es el caso de Alfonso Fernández Ortega, un joven vallekano que no se conforma con el discurso establecido y lucha desde pequeño por transformar la sociedad y mejorar la vida de las víctimas de esta estafa a la que llaman crisis. Alfon fue condenado a 4 años de prisión acusado de llevar material explosivo a la Huelga General del 14 de Noviembre de 2012 en su mochila, cosa que él niega argumentando que se rompió la cadena de custodia de dicha mochila. Desde su acusación ya los medios habían condenado a Alfon. Para los poderosos que controlan las grandes corporaciones de comunicación Alfon no disponía de la presunción de inocencia. Ya era culpable desde antes de conocerse el fallo judicial. Alfon no es de clase alta, por tanto es de los malos, de clase obrera y en consecuencia recibe un tratamiento agresivo, insultante, belicista y acusador desde el principio. Para los medios Alfon es un radical, un ultra, un terrorista. Alfon no es ni será nunca “el pequeño Alfon” o “Alfonsito”.      

Vaya desde aquí mi apoyo a todas las personas que por ser de famila humilde son víctimas del clasismo lingüístico, del racismo verbal. Como cantaba Alí Primera, les podemos decir con orgullo a los trileros del lenguaje: “Yo vengo de donde usted no ha ido”.

lenguaje

Bienaventurados los bravos que se atrevan a defender su derecho a la tierra.

Les dejo este artículo que escribí hace unas semanas que eldiario.es. y que pueden encontrar pinchando aquí

Decía Fernando Sánchez Marroyo, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Extremadura, que “ en ninguna otra región de España, salvando posiblemente Andalucía, la tierra y sus problemas han desempeñado históricamente un papel tan condicionante sobre la dinámica social y política contemporánea.”

La propiedad de la tierra en Extremadura ha estado históricamente concentrada en unas pocas manos, órdenes Militares, mayorazgos o la Mesta; situación que se perpetúa con las desamortizaciones de Mendizábal (1836) y Madoz (1855). Entre ambos periodos se privatizaron cerca de 1.250.000 hectáreas, más del 30% de la superficie total de Extremadura. Esta concentración de la propiedad de la tierra, el latifundismo y las condiciones de trabajo en el campo, han traído consecuencias catastróficas para las dos provincias españolas más extensas. Como reflejan diversos estudios, no es casualidad que las zonas en las que la presencia de latifundios es mayor sean las que tienen una menor tasa de alfabetización o de PIB per cápita.

Esa desigualdad desembocó en amplias movilizaciones agrarias en los años 30 como la de Castilblanco, en 1931, que alcanzaron gran repercusión a nivel estatal. En este sentido, nuestro paisano, Víctor Chamorro -escritor, Medalla de Extremadura 2012 -, dice que en el año 36 y a través de las Casas del Pueblo, los extremeños y extremeñas dieron la vuelta al discurso de siglos de:“Bienaventurados los mansos porque ellos poseerán la tierra (de arriba)” por el de  “ Bienaventurados los bravos que se atrevan a defender su derecho a la tierra (de abajo), porque de ellos será un trozo de tierra arable, pisable, con la que combatir el hambre y con la que cambiar la vergüenza del hambre por la dignidad.“. Hace referencia a uno de los mayores hitos de la historia de Extremadura. Se refiere a lo ocurrido al amanecer del 25 de marzo de 1936, cuando alrededor de 80.000 personas se dispusieron a preparar para su cultivo y explotación colectiva cerca de 3.000 fincas abandonadas o infrautilizadas. Repartieron así, en un sólo día, mayor cantidad de tierra que durante toda la Segunda República. Sin embargo, como explica Víctor Chamorro en el libro Conversaciones en Extremadura, “ la guerra civil primero, Franco y el IRYDA más tarde cortaron de raíz los logros alcanzados en este sentido por la Segunda República Española”.
concentracion

A día de hoy, la propiedad de la tierra está aún más concentrada que en la Segunda República. Según refleja el Censo Agrario de 2009, el 2% de las fincas extremeñas ocupan casi el 60% de la superficie agraria útil.

Con el recurso más básico, la tierra, en manos de unos pocos, escasas posibilidades para ganarse la vida quedaban en una región eminentemente rural como Extremadura. La juventud abandonó los estudios, huyó a las ciudades o se refugiaron en la construcción al albur de la burbuja inmobiliaria y tras el estallido de la misma vuelven a las zonas rurales de nacimiento sin trabajo y sin estudios. Esto se traduce en un porcentaje del 60% de desempleo juvenil en Extremadura.  

Por ello, Podemos Extremadura está trabajando en la Asamblea regional en un Plan Especial de Empleo en fincas públicas y privadas a través de Proyectos de Gestión integral para grupos de agricultura asociativa. Así mismo, creemos en los bancos de tierra como una herramienta para reducir los problemas de acceso a la misma.

Carcaboso, Arroyo de la Luz o Mengabril son ejemplos a desarrollar en otros municipios en los que se dan las condiciones de presencia de parcelas abandonadas o infrautilizadas, personas con ganas de trabajarla y el apoyo y aval de la administración a través de los Ayuntamientos.

Es tarea de todas las organizaciones y partidos políticos llevar a todos los rincones del mundo el mensaje de la necesidad, la belleza y la importancia de trabajar la tierra, de ganarte el pan con el sudor de tu frente, sin deber nada a nadie, sin depender de nadie, para que cada vez un mayor porcentaje de la población, sobre todos los jóvenes, elijan la actividad agraria como proyecto productivo de futuro. Pero la administración tiene que ayudar al éxito de esta actividad no sólo mejorando el acceso a la tierra, sino con mecanismos que faciliten los procesos productivos y su comercialización y garanticen un precio justo a las producciones así como aumentando los presupuestos en investigación agraria.

Este jueves, nuestro Grupo Parlamentario presenta en la Asamblea de Extremadura nuestra propuesta de Flexibilización Higiénico Sanitaria [esta propuesta fue aprobada con posterioridad a este artículo], para facilitar que las pequeñas producciones obtenidas bien en fincas propias, bien en bancos de tierras, puedan transformar su producción y obtener el valor añadido de la misma. Además apostamos por canales cortos de comercialización porque entendemos que la reducción de intermediarios favorece un precio más justo por los productos además de fomentar una imagen cercana del productor y de aumentar la trazabilidad y la seguridad alimentaria.

Además, en el programa de Podemos para las elecciones generales se contempla, entre otras medidas, reformar el modelo de negociación y aplicación de la Política Agraria Común (PAC) en España con objetivos prioritarios de mejora en el reparto de la renta agraria y la promoción del interés público y ambiental.

Recoge también la modificación del Programa de Fomento del Empleo Agrario, con el fin de garantizar el empleo estable y sostenible en el medio rural en proyectos agrarios, así como acabar con la dependencia ciudadana y las prácticas clientelares de ayuntamientos y empresarios del ámbito agrario a través del Programa de Pobreza 0, que universaliza las rentas y posibilita limitar el requisito de la firma de las “peonadas”. De este modo, tanto el subsidio como la renta agraria quedarán integrados en una perspectiva que garantice una vida digna para un colectivo especialmente vulnerable como es el de los profesionales del entorno agrario.

Para llevar a cabo estas propuestas necesitamos la unión de todas las personas sensibilizadas con esta cuestión. Necesitamos a la sociedad extremeña al completo para que, como aquel 25 de Marzo de 1936, la dignidad y la democracia florezcan en el campo extremeño.