Soberanía alimentaria. Reencuentros.

Publicado en mi Página de Facebook el 13/07/2015.

“Este fin de semana asistí como público a la mesa de Mundo Rural y a la de Soberanía Alimentaria enmarcadas dentro del Foro por el Cambio celebrado en Vallekas.
Mi única colaboración en la organización de la segunda mesa fue facilitar los contactos necesarios para que estuviera presente el SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores), con quiénes mantengo una larga relación de cariño y reivindicaciones.
No estaba previsto pero las organizadoras me animaron a presentar a Pablo González (Pablo de la Yeye, como le gusta que le llamen) que trabaja en el Área de Juventud del SAT.
Tampoco estaba previsto pero tuve la grata sorpresa de que Pablo fuera acompañado de Víctor de Vallekas (casi un padre para mí) y de los veteranos hermanos de Gilena (la juventud gilenense, como yo les llamo) incansables luchadores por la dignidad de su tierra andaluza.
Improvisé una presentación recuperando la historia del SOC (Sindicato de Obreros del Campo), primer sindicato legalizado en Andalucía tras el franquismo y cuyo primer Congreso fue el también el primer congreso del sindicalismo agrario de toda España desde la Guerra Civil. El histórico SOC fue la semilla del SAT.
Hablé también de Diamantino García, el cura obrero que cambió la Iglesia y la casa parroquial por los barracones en la vendimia francesa, de las jornaleras y jornaleros que como los hermanos de Gilena se partieron la espalda luchando por su tierra y la importancia del relevo generacional que representaba Pablo en aquel momento y el Área de Juventud en general.
Hice un breve recorrido por alguna de las luchas más importantes del sindicato e hice hincapié en la importancia de la desobediencia civil pacífica que ha practicado primero el SOC y luego el SAT. Como se dijo en la mesa varias veces, la política por sí sola es incapaz de solucionar nada si no hay una sociedad civil organizada al margen de siglas y banderas que presione para que los derechos humanos no queden en papel mojado. La presión en las calles es IMPRESCINDIBLE para que las leyes se inclinen del lado del Pueblo. La fórmula tantas veces repetidas de “un pie en las instituciones y mil en las calles.”
Echamos un gran rato con compañeros/as procedentes de lo largo y ancho del mapa. Es nuestro deber, como dijo John Nicholson, de Vía Campesina: “Globalizar la lucha, globalizar la esperanza.”
Gracias a organizaciones como el SAT, los Campamentos Dignidad, la PAH, mareas en defensa de la naturaleza y la soberanía alimentaria, de una sanidad y educación públicas y personas a título particular que a lo largo de la historia han practicado/practican la desobediencia civil pacífica las negras y los negros dejaron de sentarse en los asientos del fondo de los autobuses.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s