Cerrando cortijos, abriendo espacios.

Artículo publicado en eldiario.es el 14/06/2015.

En el documental “ Tocaoras”, sobre mujeres que han tocado y tocan la guitarra flamenca, dice uno de los intervinientes que “ somos la generación que vamos a poder disfrutar de algo que por culpa de nosotros mismos no hemos podido disfrutar [….] no era una cuestión agradable ver a una mujer con habilidad a la hora de interponer algo entre el cuerpo y los ojos de quien mira y el cuerpo de quien toca.

Algo similar está ocurriendo en la forma de entender y participar en política. Hasta ahora el orden establecido, salvo honrosas excepciones, constaba de compartimentos estancos donde por un lado estaban las instituciones y por otro una sociedad civil que se topaba continuamente con un muro infranqueable. Así llevamos décadas.

Como decían en el documental, parece que vamos a ser la generación que disfrute de algo de lo que no hemos podido disfrutar hasta ahora. También en parte ha sido culpa nuestra porque habíamos interiorizado la derrota, habíamos asumido que el lugar donde se firma el BOE o el DOE era zona privada a la que no debíamos ni podíamos acceder porque le pertenecía a una élite inalcanzable. La situación está cambiando. Después de tantos años tan oscuros, después de esta noche tan larga está comenzando a amanecer. Estamos empezando a desmontar nuestras propias barreras mentales y vemos cómo tras las elecciones del 24 de mayo empieza a haber un flujo entre esos compartimentos hasta ahora impermeables.

Podemos siempre defendió la combinación entre la necesaria democracia representativa y la imprescindible democracia plebeya. La sana convivencia entre el derecho al sufragio universal que tanto les costó a los/as que hoy peinan canas y la democracia de las calles y plazas, ADN de nuestra formación y que tan bien conocen los/as que trajeron la democracia a este país.

En los últimos tiempos observamos con entusiasmo cómo personas con altas posibilidades de estar al frente de diferentes gobiernos frecuentan tanto los “cotos reservados” de las instituciones como los lugares de reivindicación colectiva en los que han fraguado su experiencia política y social. Sirva como botón el encuentro del 1 de Mayo de Pablo Iglesias con los trabajadores y trabajadoras de Telefónica(1), el de Ada Colau, nueva alcaldesa de Barcelona, que hacía lo propio en la ciudad condal (2), Teresa Rodríguez, diputada andaluza, acompañaba a la Corrala Dignidad de Cádiz (3), José María González “Kichi”, futuro alcalde de Cádiz, participaba en la interrupción de un desahucio en la capital gaditana (4) o la extensa vocación y experiencia social de Manuela Carmena, ahora alcaldesa de Madrid.

Pero, al igual que cuando cerrabas los ojos, escuchabas una guitarra flamenca y esperabas ver una figura masculina al abrirlos, aún existen resistencias interiores a ver en las diferentes administraciones públicas a una persona que ha estado en la calle parando desahucios, defendiendo la Renta Básica, contra los ataques a los derechos de las mujeres o al medioambiente. Esas reticencias se producen porque ya somos una realidad. Es normal. Son muchos años de lo que algunos/as llaman franquismo sociológico. Es cuestión de adaptar nuestros ojos a la nueva realidad emergente. Una mirada nueva. La luna está cambiando. Ya lo escribió Beltold Brecht: “ Como dice el pueblo: a la hora del cambio de luna la luna joven sostiene en brazos a la vieja durante toda una noche. El titubeo de los miedosos denuncia la nueva época. Siempre colocad el todavía y el ya. Las luchas de clases, las luchas entre lo viejo y lo nuevo se entablan también en el interior de cada uno“.

Le cuesta al polluelo romper el cascarón al nacer y a la semilla desprenderse del tegumento al germinar. Pero ya hemos llegado. Con un pie en las instituciones y mil en las calles.

Nos dijeron que era imposible, por eso lo hicimos.

11406762_846432305437436_4122308011761641176_o

(1) Youtube: “ Pablo Iglesias 1 de Mayo.

(2) Público: “ Colau apoya a los trabajadores de Telefónica que ocupan un edificio en Barcelona.

(3) Las mañanas de Cuatro : “ Teresa Rodríguez visita la ‘Corrala de la Dignidad’ de Cádiz.

(4) El País : “ El candidato de Podemos en Cádiz protesta contra un desahucio.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s